Nuevo ciclo dedicado al cine mudo en el Campus de Huesca

Como ya es tradición en el Aula de Cine del Campus de Huesca, uno de los ciclos de cada temporada se dedica al cine mudo para reivindicar ese interesante periodo, cada día más olvidado. En esta ocasión seis películas, programadas en diciembre y enero, se acercan al primer cine de Hollywood a través de la obra del austriaco Erich von Stroheim, un director, guionista y actor de gran personalidad, que a pesar de haber dirigido sólo una docena de películas, las más importantes integradas en el ciclo, es una figura fundamental en la historia de los pioneros del cine.

Las sesiones comienzan este miércoles con la proyección de “Corazón Olvidado/Maridos ciegos”. Será a las 19.30h en la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de Huesca.

En diciembre se realizará una sesión más, será el próximo lunes día 20 con la proyección de "Esposas frívolas”. En Enero, tras las fiestas navideñas, a partir del día 12, los lunes y los miércoles volverán a acoger las sesiones del ciclo con las proyecciones de “Merry-Go-Round”, “Avaricia”, “La viuda alegre”, “La marcha nupcial” y “La reina Nelly”, obras realizadas entre 1923 y 1929.

En ellas podrá verse el cineasta minucioso y perfeccionista, con unos métodos y una concepción artística del cine no encajaban con la industria de la época, que fue Stroheim. Y también su visión pesimista y crítica del mundo, que permanece actual, que recogió en su obra.

Erich Oswald Stroheim

Erich Oswald Stroheim nació en Viena (Imperio Austrohúngaro, actual Austria) el 22 de septiembre de 1885, en el seno de una familia burguesa de judíos practicantes. Su padre se dedicó a actividades comerciales primero y a la fabricación de sombreros después. Tras su paso por el mundo castrense, según algunas fuentes estudiando en una Academia Militar, según otras prestando el servicio como soldado profesional durante unos breves meses, el joven Stroheim emigró a Estados Unidos en 1909 después de haber desertado, al parecer por un asunto de deudas. Allí se presentó a las autoridades de inmigración como Erich Oswald Hans Carl Maria von Stroheim, ennobleciendo así sus orígenes y construyendo una biografía con numerosas partes inventadas. En sus primeros cinco años en el nuevo país desempeñó diversos trabajos, pasó por varias ciudades y dio comienzo su agitada vida sentimental.

Por fin, en 1914 llegó a Hollywood. Un momento muy adecuado para hacerlo, ya que la I Guerra Mundial cambió la hegemonía cinematográfica europea en los mercados a favor de Norteamérica, que no dejó pasar la oportunidad. El propio Stroheim dijo que participó como extra en la emblemática El nacimiento de una nación (The Birth of a Nation, D.W. Griffith, 1915), aspecto que hasta ahora no se ha podido constatar. En cualquier caso, desde 1915 su nombre apareció ligado a diferentes producciones en las que ejerció múltiples tareas: diseñador de vestuario, consejero técnico y actor en Espectros (Ghosts, Greg Nichols y John Emerson, 1915), director técnico de los detalles militares, ayudante de dirección y actor en Old Heidelberg (John Emerson, 1915), ayudante de dirección y actor en Macbeth (John Emerson, 1916), ayudante de producción y actor en Intolerancia (Intolerance, D.W. Griffith, 1916), supervisor técnico y actor en Corazones del mundo (Hearts of the World, D.W. Griffith, 1918) o consejero técnico y actor en The Heart of Humanity (Allen Holubar, 1918). Fue en esta etapa en la que, en su faceta de intérprete, pasó de extra a papeles con mayor protagonismo y en la que se acuñó la frase publicitaria “el hombre que usted ama odiar” por su encarnación de malvados oficiales prusianos.

En 1919 logró dirigir su primera película, Corazón olvidado/Maridos ciegos (Blind Husbands, 1919), iniciándose una fulgurante trayectoria llena de problemas y obstáculos con los estudios de cine. Destacan sus choques con el productor Irving Thalberg, enfrentado a Stroheim desde su tercera película, Esposas frívolas (Foolish Wives, 1922), y que lo despidió de la siguiente, Los amores de un príncipe/El carrusel de la vida (Merry-Go-Round, 1923), sustituyéndolo por Rupert Julian. Aunque el caso más famoso es el de Avaricia (Greed, 1924), film con una duración inicial de unas nueve horas reducidas finalmente por orden de Thalberg a poco más de dos.

Después de un exitoso interludio con La viuda alegre (The Merry Widow, 1925), no exento de conflictos, continuaron las dificultades. Ni La marcha nupcial (The Wedding March, 1928) ni La reina Kelly (Queen Kelly, 1929) quedaron como Stroheim las concibió inicialmente. Posteriormente apenas volvió a dirigir y sobrevivió como actor, con recordadas intervenciones en La gran ilusión (La grande illusion, Jean Renoir, 1937) y El crepúsculo de los dioses (Sunset Boulevard, Billy Wilder, 1950). Falleció en la localidad francesa de Maurepas a causa de un cáncer, el 12 de mayo de 1957.