Aragón exige la devolución de los bienes en la inauguración del Museo Diocesano de Barbastro-Monzón

Todos los representantes políticos y sociales de Aragón coincidieron que la diócesis de Lérida debe cumplir las sentencias y entregar las 112 piezas de arte sacro propiedad de la diócesis de Barbastro-Monzón, en el acto de inauguración del nuevo Museo Diocesano que estuvo presidido por el presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, y el obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián.

El Gobierno de Aragón ha invertido once millones de euros en la rehabilitación del Palacio Episcopal y la construcción del Museo. Trescientas piezas forman el Museo Diocesano. En cuanto a los bienes en litigio, la dirección del museo ha elegido veinticinco que están representados por sus respectivas fotografías. El presidente de Aragón, Marcelino iglesias, confía en el “Estado de Derecho” y no tiene ninguna duda de que las “sentencias se cumplen” puesto que todos los jueces civiles y eclesiásticos han dado la razón a las parroquias de la diócesis de Barbastro-Monzón. Iglesias afirmaba que los bienes regresarán.

Marcelino Iglesias destacaba que el Museo Diocesano de Barbastro que "es un día que estábamos esperando con mucha ilusión porque es la culminación de un trabajo que es muy importante y que manifiesta la determinación de la Diócesis de Barbastro-Monzón y de la Comunidad Autónoma de Aragón de mantener, respetar y conservar nuestro patrimonio”.

El obispo de Barbastro-Monzón, Alfonso Milián, mostraba su satisfacción por la inauguración del nuevo Museo Diocesano y destacaba que este proyecto es una realidad con la importante colaboración del Gobierno de Aragón.

Milián señalaba que le “duele” decir que faltan piezas pero ha manifestado que en la actualidad las gestiones van “mejor”. Según el obispo de Barbastro-Monzón, "los últimos pasos que se han dado marcan una línea más certera" y mantiene la esperanza de ver "las obras de arte en el nuevo museo".

Para el alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, la inauguración del Museo Diocesano supone un día importante para la diócesis y para la ciudad. Cosculluela indicaba que "este edificio revitalizará esta zona de la ciudad del Vero".

Entre las obras que se encuentran en la exposición destacan pinturas, tejidos, orfebrería, esculturas, y vírgenes románicas y góticas. La mayoría son procedentes del antiguo Museo Diocesano y se restauraron por cuenta del Gobierno de Aragón. La gestión del museo corresponde a un patronato del que forman parte el obispado de Barbastro-Monzón, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca y ayuntamiento de Barbastro. El director del Museo Diocesano y delegado de patrimonio de la diócesis de Barbastro-Monzón, Enrique Calvera, explicaba que la inauguración supone una gran satisfacción puesto que las obras se pueden contemplar en espacios amplios y modernos.

En los próximos días está prevista la firma de un convenio de colaboración entre la Obra Social de Ibercaja, Diputación General de Aragón y obispado de Barbastro-Monzón, por el que Ibercaja aportará 269.000 euros para la puesta en funcionamiento y acondicionamiento del nuevo Museo Diocesano de Barbastro. El director territorial en Aragón de Ibercaja, Luis Fernando Allué, señalaba que con esta colaboración responden a la necesidad del obispado de Barbastro-Monzón dentro de los convenios de colaboración que mantienen con la DGA y de esta forma ayudan a la puesta en funcionamiento del Museo Diocesano.

El alcalde de Monzón, Fernando Herás, señalaba que algunas piezas pertenecen a parroquias del Cinca Medio pero reconocía que las piezas deben estar expuestas en un lugar adecuado. Herás exigía que “las piezas deben regresar a su legítimo propietario que es la diócesis de Barbastro-Monzón”.

El presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, aseguraba que se trata de un día de “gran satisfacción y alegría”. Facerías destacaba que es una “inversión muy importante en un espacio que va a dar a conocer parte de la historia de la diócesis de Barbastro-Monzón”.

En el acto de inauguración participaban, la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, el presidente de las Cortes de Aragón, Francisco Pina, el Justicia de Aragón, Fernando García Vicente, el alcalde de Barbastro y presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Antonio Cosculluela, el alcalde de Monzón, Fernando Herás, el presidente de la Comarca de Somontano, Jaime Facerías, el alcalde de Huesca, Luis Felipe, el Arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, el obispo de La Calzada- Calahorra y Logroño, Juan José Omella, el director territorial en Aragón de Ibercaja, Luis Fernando Allué, y los alcaldes de Berbegal, Peralta de Alcolea y Villanueva de Sigena, entre otras autoridades.

El Museo Diocesano de Barbastro recoge la historia de los municipios de esta zona a través de la imaginería religiosa. La nueva instalación, que cuenta con 900 metros cuadrados expositivos y con trescientas piezas, está dotada de modernos equipamientos y servicios para llevar a cabo una correcta conservación, investigación y difusión del patrimonio de la diócesis, a través de un montaje muy contemporáneo.

Este espacio museístico se ha instalado en el Palacio Episcopal de Barbastro, que ha sufrido una reforma radical para este uso. Se ha construido de nuevo el interior, preservando las fachadas, los artesonados y una pequeña capilla barroca. Una remodelación que ha incluido el entorno de la catedral y gracias a la cual el Palacio también alberga los archivos históricos municipal y diocesano, las oficinas de la diócesis y la residencia del obispo.

El Museo ocupa el volumen del Palacio con fachada hacia la plaza y a la calle Palacio, además de la ampliación al jardín distribuyéndose en las plantas baja, primera y bajo cubiertas actuales, más dos plantas sótano de nueva creación.

Las dependencias de la Diócesis y los Archivos Diocesano y Municipal ocupan el edificio orientado a la calle Palacio, la calle Academia Cerbuna y al jardín exterior. En este volumen se alojan todas las dependencias administrativas, distribuyéndose en las plantas baja, primera y tercera. La existencia de los archivos con personal independiente obligó a elegir un emplazamiento que fuera próximo a la diócesis por el uso de sus fondos desde la misma y, además, una independencia para el archivo del ayuntamiento de Barbastro.