Los Parques Nacionales de Ordesa y de los Pirineos renuevan su Carta de Cooperación

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido y el Parque Nacional de los Pirineos han renovado, en la localidad francesa de Laruns, la Carta de Cooperación. Un documento de intenciones en el que se establecen los aspectos a desarrollar, a lo largo de los próximos diez años, entre el parque español y el francés, tanto en materia de uso público como en conservación e investigación en las dos vertientes de los Pirineos.

Este acuerdo renueva las relaciones de cooperación establecidas ya hace diez años. Dos espacios protegidos que, aunque pertenecen a países diferentes, comparten una misma unidad biogeográfica y una misma responsabilidad para la conservación de su biodiversidad, flora y paisaje, así como el apoyo a las actividades tradicionales que se desarrollan en su entorno.

Los objetivos que se persiguen a través de este acuerdo son: proteger la naturaleza y los paisajes siguiendo unos protocolos científicos que permitan conocer su evolución natural; poner a disposición del público el patrimonio del parque, y mejorar los sistemas de calidad desarrollados; y contribuir al desarrollo sostenible fomentando las actividades tradicionales como la ganadería extensiva, afianzando un turismo respetuoso con el medio natural y garantizando la calidad de vida de los habitantes de estos territorios.

Actuaciones coordinadas

La renovación de este acuerdo de cooperación, que ya se inició en 1988, se mantendrá mediante líneas de actuación que permitan el intercambio de conocimientos y experiencias. Así, un miembro de cada uno de los espacios protegidos asistirá como invitado a las reuniones del Patronato del Parque Nacional de Ordesa y al Conseil d’Administration del Parque Nacional de los Pirineos.

La idea es favorecer el intercambio de información y continuar con los encuentros científicos y de personal de campo que permitan la realización de trabajos de investigación con metodologías comunes con el fin de poder extrapolar los resultados. De forma similar, la vigilancia de campo se hará de forma coordinada para garantizar una correcta aplicación de la normativa de protección.

La Carta de Cooperación también incluye trabajos conjuntos para promover el patrimonio común compartido por los dos Parques en el ámbito internacional. De esta forma se pone en valor el hecho de que ambos territorios conforman conjuntamente el Lugar Patrimonio de la Humanidad UNESCO “Pirineos Monte Perdido Circos y Cañones”.

Desarrollo sostenible

Este acuerdo establece, además, varias líneas de actuación encaminadas a favorecer la acogida de visitantes. Para ello se ofrecerá al público documentación bilingüe y las páginas web de los dos espacios tendrán información dedicada al patrimonio mundial de ambos. También se estudiará la realización de un itinerario compartido para conocer los dos parques, tanto desde el punto de vista natural como cultural y se fomentarán los intercambios escolares entre sus valles.

Existe, además, el compromiso de promover con sus actuaciones el desarrollo sostenible en sus zonas de influencia socioeconómica con el fin de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Los dos parques nacionales podrán colaborar en temas tan diversos como la gestión de pastos, la ayuda en la restauración del patrimonio arquitectónico o el fomento de las actividades tradicionales.

Armonizar la investigación

Así mismo, la Carta de Cooperación establece una serie de líneas de trabajo en materia científica a través de un programa conjunto que fomentará el intercambio de investigadores y estudiantes de las Universidades y Centros de Investigación vinculados con el territorio de ambos parques.

El seguimiento de la fauna, de la flora y del hábitat será objeto de protocolos e inventarios coordinados, con el objetivo de armonizar e intercambiar las bases de datos cartográficos que resulten de los estudios realizados. Por último, ambos parques coordinarán sus actuaciones para la conservación de las especies amenazadas.