Graus inicia el centenario de Costa con el premio Esteban de Esmir

El Ayuntamiento de Graus otorgaba, este domingo, el I Premio Esteban de Esmir que recaía, de entre la media docena de propuestas presentadas, en las manos del José María Auset Viñas como homenaje póstumo a toda una vida dedicada a la conservación y estudio del archivo personal de su antepasado Joaquín Costa. La alcaldesa de Graus, Mª Victoria Celaya, indicaba, en la entrega, que con este acto, Graus iniciaba la conmemoración del centenario de la muerte del Joaquín Costa.

Carmen Brunet Oliván, viuda del homenajeado, recogía de manos de la alcaldesa, este premio con el que se pretende reconocer la labor de personas, colectivos o asociaciones que, de manera desinteresada, contribuyen a recupera y conservar todo aquello que represente el patrimonio de Graus. En este caso, el jurado, formado por la Comisión de Cultura del Ayuntamiento de Graus, decidía otorgar este galardón a José María Auset, sobrino nieto de Joaquín Costa, por su labor en la conservación del despacho y archivo personal y en la catalogación y difusión de estos documentos. Además, gracias a su trabajo y esfuerzo, pudo ayudar a prestigiosos investigadores costianos a elaborar sus trabajos.

El jurado también quiso destacar, en la persona de José María Auset, los mismos valores que representaba Esteban de Esmir: el compromiso, la solidaridad y el altruismo. Y es que, a al vez que se pretendía destacar al premiado en ese día, desde el Ayuntamiento, se aprovechaba la cita para recalcar la importancia de un personaje como Esteban de Esmir, conocido como el mayor mecenas de Graus e impulsor en la creación del Colegio de la Compañía de los Jesuitas en la villa.

El premio consistía en una escultura de madera realizada por el grausino José Aguilar, de forma única y exclusiva para la ocasión.

Comentarios