2015 45 años de la estación de Panticosa

Panticosa huevo cabina nieve esquí

En Febrero de 1970  constituyen la sociedad Panticosa Turística, S.A. en la que un gran número de Panticutos y los amigos Zaragozanos, ponen los ahorros conseguidos después de muchos años de trabajo.

En aquel primer año ponen en funcionamiento la Telesilla Santa Cruz que parte desde el mismo pueblo llegando hasta la cota 1.500 mts. y que todavía hoy en día continua en servicio, la Telesilla Petrosos que partía desde la cota 1.500 mts. y ascendía por toda la ladera de Petrosos, esta última fue sustituida por una telesilla cuatriplaza de última generación en el año 1996.

Además de estos dos remontes, se pone en funcionamiento el telesquí Fobas I que fue sustituido en el año 2000 por una telesilla de dos plazas.

También se pone en funcionamiento una cafetería y al año siguiente se construye el restaurante.

En años posteriores entra en funcionamiento el telesquí Fobas II que todavía existe en la actualidad.

Poco a poco va cambiando durante estos primeros años la fisonomía de un pueblo dedicado hasta el momento a la agricultura y ganadería.

Se construyen Hoteles y los bloques de apartamentos de segunda residencia empiezas a aflorar. Además aparecen bares, restaurantes y comercios.

Las gentes del pueblo encuentran trabajos en los remontes, en la Escuela de Esquí que se funda y en la hosteleria.

Los Panticutos y Panticutas ya no tienen que salir del pueblo para ganarse la vida.

A raíz de la puesta en funcionamiento de la estación surgen nuevas oportunidades para todos y la gente encuentra una estabilidad inimaginable cuyo fruto ha sido durante todos estos años un considerable aumento de la natalidad.

La Sociedad paso unos primeros años difíciles y complicados donde accionistas y trabajadores tuvieron que hechar una mano; los primeros poniendo de sus bolsillos las nominas de los trabajadores y estos aguatando meses sin llevar dinero a sus casas.

Debido principalmente a estos problemas económicos la estación pasa a manos de Formigal, S.A. quien se hace cargo de la misma hasta el año 1992.

En los años 80 Formigal, S.A. y algunos empresarios de Panticosa ponen el dinero para poder construir el telequí Mandilar que todavía existe hoy en día.

Son años de incertidumbre debido a las escasas precipitaciones de nieve y que hacer imposible abrir con normalidad la estación.

A principio de los años 90 llega un balón de oxigeno con la instalación de los primeros cañones de nieve artificial.

Gracias a esto la estación comienza a tener más días de apertura y el horizonte se ve de otra forma.

En el año 1992 Formigal, S.A. deja de gestionar la Estación y pasa a mandos del Gobierno Aragonés y de Ibercaja ( esta última ya participaba en la estación a traves de Formigal, S.A.)

A partir del año 1996-97 se emprende un plan de expansión que comprenderá la apertura del Valle de Sabocos y la instalación de las telesillas Sabocos y Petrosos de 4 plazas, la telesilla biplaza Javier Escartin y el telesquí O´fonil. En las siguientes años se construirá la telesilla Corona de Aragón y el telesquí Quebrantahuesos, además de la cafetería que hay en el Valle de Sabocos. Este plan concluye en el año 1999 con la construcción de la Telecabina Panticosa, que es uno de los remontes  más modernos que existe hasta el momento en España y la puesta en funcionamiento de un moderno y vanguardista edificio de servicios al final de la Telecabina.

En la temporada de 2002 la estación pasa a formar parte del Grupo Aramón.

Desde entonces se viene ejecutando un plan para asentar la estación con la reestructuración y modernización de todos sus departamentos.

Se ha dotado a la estación con medios informáticos de última generación como el Ski Data,  se han adquirido maquinas pisa nieves, se ha remodelado prácticamente todo el sistema de nieve artificial que ya resultaba obsoleto, se ha remodelado la zona de debutantes con cintas transportadoras, que además de resultar más cómodas para el esquiador han evitado el impacto medioambiental que producían las torres de los viejos telesquís.

Se han consolidado puestos de trabajo y la plantilla a aumentado debido a la necesidad de contar con profesionales estables durante todo el año

Además de toda una serie de mejoras que aunque el esquiador no las observa a su llegada a la estación, han provocado una mayor calidad y comodidad.

Después de la entrada en el grupo Aramón la ilusión sigue tan viva como en los años 70, ya que el futuro incierto que se ha vivido durante muchos años ha desaparecido con la aparición de nuevos proyectos de futuro.