Internautas y autores

Plácido Díez

En Zaragoza ha caído un pellizco del gordo de tres millones de euros. También ha tocado el segundo en la capital aragonesa y en Calatayud: el 147 que pasará la historia por su corta estatura. El sorteo navideño de la Lotería ha querido inyectar optimismo en Aragón el mismo día que, en medio del ruido de la alegría, se hace público el barómetro de otoño del Gobierno que, por primera vez en muchos años, coloca al PP por delante del PSOE en intención de voto. Un cambio que habrá que tomarse con cautela -los nervios están a flor de piel- hasta que dentro de cinco meses los ciudadanos decidan si se traduce o no en vuelco electoral en un Aragón sin mayorías absolutas.

Y el mismo día en que muchos jóvenes se han alegrado de la derrota de la ley Sinde contra las descargas piratas de Internet de películas, música, libros y juegos. Una derrota que deja desprotegidas a las ideas y a los autores, que se sienten indefensos, y que obliga a redoblar los esfuerzos para conciliar los derechos de propiedad intelectual con la libre navegación en Internet. Hay que proteger más a las ideas que a los ladrillos, como afirmó ayer la portavoz socialista y diputada altoaragonesa, Marta Gastón.

Después de Corea y Filipinas, somos el país con más piratería en la red. Tenemos que encontrar una fórmula legal, actualizando la Ley de Propiedad Intelectual en el contexto digital, persiguiendo al sitio que facilita las descargas y no a los internautas, y conciliando los intereses de todos por ejemplo bajando los precios de las compañías telefónicas que son las grandes beneficiadas. La red no puede estar al margen del Estado de Derecho.