El Campus de Huesca ofrecerá el próximo curso 785 plazas para estudiantes de nuevo ingreso

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Zaragoza aprobaba este miércoles la oferta de plazas de estudiantes de nuevo ingreso para el próximo curso. En el Campus de Huesca esta cifra asciende hasta las 805, lo que supone un incremento de 5 plazas con respecto al actual curso, todas ellas en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, que pasará de 55 a 60 plazas de nuevo ingreso.

En la facultad en que se imparte esta titulación, Ciencias de la Salud y el Deporte, Medicina y Nutrición Humana y Dietética se mantienen ambas con 65 plazas y Odontología con 36.

Se mantiene también el número de plazas ofertadas con respecto a este curso 2010-2011 en la Escuela politécnica Superior: 60 en Ciencias Ambientales y 80 en Ingeniería Agroalimentaria y del Medio Rural.

La Escuela Universitaria de Enfermería por su parte ofrecerá 54 plazas de nuevo inglreso

Otra Escuela Universitaria, la de Estudios Empresariales, ofertará 80 en Gestión y Administración Pública y 65 en Administración y Dirección de Empresas.

Por último, la Facultad de Ciencias Humanas y de la Educación continúa siendo la que más plazas de nuevo ingreso oferta en el Campus Oscense: 240 en total, 120 en Maestro de Educación Infantil y 120 en Maestro de Educación Primaria.

Esta propuesta oficial deberá pasar ahora al Gobierno de Aragón para su ratificación y, posteriormente, la oferta de plazas se comunicará a la Conferencia General de Política Universitaria antes de publicarse en el Boletín Oficial del Estado.

Evaluación continua

El Consejo de Gobierno aprobaba también el Reglamento de Normas de Evaluación del Aprendizaje, que a partir de ahora tendrá en cuenta las competencias que el alumno adquiera durante su formación y no sólo el conocimiento, expresado en un examen oral o escrito.

Las pruebas ya no serán el único instrumento para evaluar al estudiante, sino que los profesores podrán recurrir a otros procedimientos para calificar a los alumnos como ensayos, proyectos, trabajos, prácticas o presentaciones. El objetivo es que se establezca, además de los clásicos exámenes finales, una evaluación continua.

Esta nueva normativa recoge también el sistema de compensación de asignaturas mediante el que un estudiante con tan sólo una materia troncal u obligatoria suspendida y de la que se haya examinado al menos en dos convocatorias, puede aprobar esta materia y así obtener el título. En este sistema se tendrá en cuenta la valoración global y conjunta del expediente del alumno y no sólo el examen suspendido. Es necesario, además, que el alumno haya cursado al menos el 50% de la carga lectiva en la Universidad de Zaragoza. De esta manera, se pretende dar respuesta a situaciones académicas particulares que impiden que el estudiante, que demuestre haber realizado un esfuerzo importante para progresar en sus estudios a lo largo de los años, pueda obtener su titulación. Asimismo, la normativa adapta los sistemas de evaluación a personas en situaciones especiales que padezcan una discapacidad o que no puedan seguir presencialmente el desarrollo de las asignaturas.

A parte del sistema de evaluación continua, que queda recogido en las Guías Docentes, existirá obligatoriamente una prueba global de evaluación a la que tendrán derecho todos los estudiantes. Si el alumno no opta por la evaluación continua, podrá presentarse a la prueba global, prevaleciendo, en cualquier caso, la mejor de las dos calificaciones.