El INAGA considera compatible con condiciones la ampliación de Cerler hacia Castanesa

Cerler, vista general, nevada, telesilla, nov 10

El Instituto Aragonés de Gestión ambiental ha emitido la declaración de impacto ambiental sobre el proyecto de ampliación de las pistas de esquí de Cerler, promovido por Aramón, y tramitado por los Departamentos de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes, y de Industria, Comercio y Turismo, como proyecto de Interés General de Aragón.

La declaración de impacto ambiental se pronuncia solo sobre uno de los cinco sectores planteados por el promotor, en concreto sobre el de Castanesa, que se considera compatible, pero condicionado al cumplimiento de un total de 40 prescripciones. Entre ellas, figura el descarte del dominio esquiable cercano al Ibón de Basibé, así como la modificación de diez instalaciones (pistas, plataformas, balsas de agua, sistemas antialudes, etc.).

Igualmente, el promotor deberá presentar un nuevo plan de obras en el que recoja todas las prescripciones ambientales, y se condiciona el inicio de los trabajos a la obtención por ARAMÓN de las preceptivas autorizaciones de otros organismos, como la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE).

Fuentes del grupo Aramón consultadas por Radio Huesca digital indicaban que, aunque no conocían el contenido íntegro de la declaración, habían recibido la noticia con satisfacción, ya que supone un paso importante para la ampliación de Cerler hacia Castanesa.

En la declaración de impacto ambiental se ha tenido en cuenta el pronunciamiento del Consejo de Protección de la Naturaleza de Aragón, así como los criterios de la Mesa de la Montaña para los proyectos de esquí entre los que figura el seguimiento de las obras con un plan de vigilancia ambiental y la información a la población local.

Las características concretas del proyecto de ampliación en su conjunto, fundamentalmente la distribución espacial y temporal de su ejecución (que según el promotor se extendería durante un periodo de 16 años), obligan a considerar a los efectos de su evaluación ambiental, cada una de las cinco fases de las que consta el proyecto como partes individualizadas, todas ellas con entidad suficiente y acotadas temporalmente en cuanto a su desarrollo y puesta en marcha.

La declaración de impacto ambiental detalla que dada la proximidad de las instalaciones al Ibón de Basibé, recogido en el Inventario de Humedales de Aragón, en el Inventario Nacional de Humedales y del que destaca su gran interés ecológico, se eliminará la pista prevista en ese ámbito y sus tres extensiones (pistas no balizadas), y se modificarán los sistemas antialudes ligados a ella. Tampoco se ejecutará la extensión cuyo origen es la plataforma 41, por no estar prevista su construcción hasta fases posteriores.

La plataforma ubicada en el collado de Pleta Vella deberá reproyectarse minimizando el desmonte del terreno. También se modificará el diseño de las pistas número 31, 21, 51 y 33 para adaptarlas en mayor medida a la morfología del terreno. En la construcción de la pista 38, y en la zona de snowboard, no se podrá realizar ningún movimiento de tierras para la instalación de estos elementos.

La pista de verano para acceder a los apoyos del telecabina de Fonchanina deberá ser anulada tras la finalización de las obras, reponiéndose los terrenos a su configuración original y restaurándose la cubierta vegetal afectada.

Se deberán reducir las dimensiones de las balsas de Pleta Vella y Salses, teniendo en cuenta las modificaciones de la superficie de innivación, al objeto de ajustar los volúmenes de embalse, y con ello minimizar la ocupación y los impactos derivados de la misma.

Una vez delimitadas las zonas de actuación se realizarán prospecciones específicas con el objeto de localizar flora y vegetación de interés. Los resultados del estudio serán presentados ante el INAGA, que recabará los informes expertos necesarios para su validación.

Simultáneamente a lo anterior, se realizarán trabajos de prospección faunística en todo el ámbito espacial de esta fase, con objeto de conocer con precisión la utilización de dicho espacio por las especies de fauna de mayor interés. Las especies objeto de estudio, y la metodología para la realización de dichos trabajos serán igualmente dictaminadas por el INAGA.

Analizados los estudios de flora, vegetación y fauna por el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental, se determinará la necesidad o no, de modificar o eliminar algunas de las infraestructuras diseñadas. Con carácter previo al inicio de las obras se presentará un nuevo Plan de Obras, adaptado a los resultados de los estudios complementarios de flora, vegetación y fauna.

Una vez finalizadas las obras, se demolerán o retirarán todas las instalaciones temporales, efectuando las labores de limpieza que se estimen procedentes y restaurando los terrenos.

Comentarios