La ausencia de Obispo marca 2010 en la diócesis de Huesca

Jesús Sanz, Torreciudad, día familia, sept 10

El 21 de noviembre de 2009, Jesús Sanz era nombrado Arzobispo de Oviedo, puesto para el que era ordenado el 30 de enero de este año, en la Catedral de la capital del principado de Asturias. Quedaba como Administrador Apostólico de las diócesis de Huesca y Jaca. Este año ha transcurrido sin que, hasta el momento, se haya producido el ansiado nombramiento, lo que ha provocado que la diócesis oscense haya estado en un impasse, sin toma de decisiones importantes, a la espera de la llegada de un nuevo prelado.

Durante 2010 se han ordenado dos nuevos diáconos, el paso previo a la ordenación sacerdotal, y se ha mantenido el número de seminaristas, todos ellos llegados principalmente de Sudamérica, que siguen sus estudios con el objetivo de llegar a ser sacerdotes.

El pasado mes de agosto, Jesús Sanz realizó numerosos cambios en el organigrama de la diócesis. Los motivos para estos cambios eran que algunos sacerdotes se jubilaban, otros iniciaban o proseguían estudios superiores y había algunos reajustes que hacer en los arciprestazgos. Variaciones necesarias en tanto se producía el nombramiento de un nuevo prelado. Una gran parte de estos cambios afectaron a parroquias de la zona de los Monegros.

En las últimas semanas se habían disparado los rumores sobre el nombramiento de un nuevo obispo. El propio Arzobispo de Oviedo aseguró que se produciría antes de Navidades, algo que finalmente no ha ocurrido. También afirmó que se tratará de un sacerdote, que deberá ser ordenado obispo, y que asumirá las dos diócesis, que se mantendrán separadas. Han sido varios los nombres de diversos sacerdotes, que han sonado para este cargo, todos ellos de gran prestigio en el ámbito de la Iglesia española pero, hasta el momento, nada se ha concretado. El nombre podría llegar en enero, junto con el del obispo de Tarazona, diócesis que también permanece vacante desde hace varios meses.

Comentarios