Comienza el pago de las ayudas para el fomento de rotaciones de cultivo en secanos

El Departamento de Agricultura y Alimentación del Gobierno aragonés ha comenzado a hacer efectivo el pago de las ayudas por superficie al fomento de las rotaciones de cultivo en los secanos más áridos, de rendimiento menor o igual a dos toneladas por hectárea. Se trata de una línea de ayuda cuya aplicación se ha iniciado en esta cosecha 2010, a raíz de los acuerdos de aplicación en España de la revisión intermedia o “chequeo médico” de la Política Agrícola Común.

En cuanto a su distribución por provincias, en Huesca se beneficiarán de la medida 360 explotaciones, con más de un millón de euros de ayuda; en Teruel, 940 explotaciones y tres millones de euros de ayuda, y en Zaragoza, 2.720 beneficiarios y 8,3 millones de euros de ayuda.

Esta medida se engloba en el paquete de actuaciones contempladas en el artículo 68 de la referida revisión intermedia, orientadas a evitar el abandono de la producción en aquellos sectores de menor rentabilidad, como es el caso del cereal en nuestros secanos más áridos. Además de ese objetivo, la medida persigue la mejora de las condiciones agronómicas de los suelos, ya que establece la obligatoriedad de efectuar un determinado porcentaje de barbecho en la explotación, así como un mínimo de un 20% de siembras de cultivos en rotación mejorantes del suelo, como es el caso de las leguminosas. Se pretende, en definitiva, la preservación de un recurso agrario frágil, como es el suelo, en los ambientes áridos y semiáridos del valle medio del Ebro.

En total, en este primer año de aplicación se beneficiarán de la medida en Aragón más de 4.000 explotaciones, englobando unas 188.000 hectáreas, con un importe total de ayuda de 12,4 millones de Euros.

Los importes unitarios de la ayuda alcanzarán los 60 euros por hectárea, con el límite de 100 hectáreas por explotación. Además, en aquellas explotaciones que hayan decidido aumentar el porcentaje de cultivos en rotación hasta más del 25%, se aplicará un pago adicional de 20 euros por hectárea. Dicho importe, podrá duplicarse si ese mayor porcentaje se ha sembrado de leguminosas, cultivo de muy baja producción, pero con efectos agroambientales muy beneficiosos, tanto para la conservación del suelo como también para el fomento de la biodiversidad en estos sistemas agrarios.