Ramón Cabria, ocho años como Juez de Paz en Graus

Hace ocho años, Ramón Cabria era elegido, en Graus, Juez de Paz. Una figura existente en todas aquellas localidades en las que no existe un Juzgados de 1ª Instancia como es el caso de la capital ribagorzana, que depende del de Barbastro. Desde el levantamiento de cadáveres a los casamientos, el Juez de Paz tiene potestad para realizar diferentes acciones en los núcleos ahorrando, de esta forma, tiempo y dinero en los juzgados.

Este cargo, que nacía en 1970, fue creado por la Administración de Justicia para que, en cada municipio, haya un representante de esta institución. En el caso de Graus, Ramón Cabria, además de ser el Juez de Paz de la villa, lo es también de todos los núcleos pertenecientes a Graus.

Este cargo se renueva cada cuatro años y la elección la desarrolla el pleno del ayuntamiento que elige a quién lo ejercerá a través de mayoría absoluta. Una vez hecha la elección, ésta la aprueba el Tribunal Superior de Justicia. En el caso de que nadie se presente al cargo, el consistorio tiene potestad para poder presentar a quienes vean más adecuados para llevar a cargo esta labor.

Éste último fue el caso de Ramón Cabria, quien nunca se había planteado desarrollar este trabajo y que, desde hace ocho años lo ejerce. Entre sus deberes se encuentra, por ejemplo, en cuanto a lo que se refiere al registro civil, las inscripciones de nacimientos, los cambios de nombres, las inversiones de apellidos y las licencias de enterramientos. Además, a través de este órgano también se realizan los llamados Actos de conciliación, en los que se intenta poder de acuerdo a dos partes enfrentadas sin necesidad de acudir a los juzgados.

Comentarios