La política municipal pendiente del resultado electoral de mayo

2003100403 ayuntamiento.jpg

La crónica municipal en Huesca de 2011, como en el resto de localidades altoaragonesas, vendrá marcada por las elecciones que se celebren en mayo y el gobierno que de la consulta electoral pueda resultar. No obstante, las expectativas se centran en proyectos como el parking de San Antonio, el comienzo de la peatonalización de algunas zonas del centro de la ciudad y la ejecución de la remodelación del Paseo Ramón Y Cajal, así como el futuro de los estudios universitarios, especialmente turismo, o el desarrollo de Plhus.

En el capítulo urbanístico destaca el posible desarrollo del polígono de las Harineras, de tal manera que, si se cumpliera el cronograma previsto, en la primavera de 2011 debería iniciarse la demolición de las dos industrias más importantes, Porta y Villamayor, dejando para más adelante el cierre del resto de negocios del polígono.

Lo cierto es que, de iniciarse este proceso, estaríamos hablando, sin duda, de la intervención urbanística más importante de la historia de la ciudad, al afectar, además, al casco urbano consolidado.

Lo que sí es seguro es que en 2011 en Huesca se hará realidad la rotonda que regulará el tráfico del Centro Comercial Coso Real y, si llegan los fondos prometidos por el Ministerio de Fomento, se mejorará parte del Paseo Ramón y Cajal, desde el Polígono Sepes hasta el Río Isuela. El resto del Paseo quedará a la decisión del nuevo gobierno municipal.

También 2011 será decisivo para que Huesca cuente con un nuevo parking de uso público, el que se tiene que construir en la Plaza San Antonio. Eso si hay ofertas de empresas que quieran construirlo y gestionarlo posteriormente.

Así mismo, se antoja el próximo año un período definitivo para completar la restauración del paño de Muralla que va desde la Casa Amparo hasta el Colegio San Vicente, con la creación del correspondiente andador que discurre paralelo al monumento.

Sin embargo existen otros proyectos por los que suspira la ciudad que tienen un futuro más incierto. En la lista figuran, desde el segundo edificio del CDAN, hasta el edificio del campus biomédico o los estudios de turismo, así como el traslado de la subestación eléctrica del Barrio de María Auxiliadora.