Ganar y ganar

Luis Abadías

El deporte ha llegado a un extremo donde solamente sirven las victorias. Es triste, pero es así. Además se añade que todos no pueden ganar por lo que la temporada está llena de alegrías, tristezas y desencantos. Ahora mismo le está pasando al Peñas que no encuentra el camino de la victoria y el pesimismo se ha adueñado de una afición que no entiende de problemas y dificultades y que sólo quiere ver ganar a su equipo, como es lógico.

Para competir en una liga profesional hay que saber muy bien a lo que se juega. El ejemplo cercano lo tenemos en la SD Huesca que desde que subió a 2ª División sigue compitiendo, con sufrimiento, contra rivales y presupuestos mucho más potentes, pero ahí está y sigue demostrando que con los pies en el suelo se puede llegar lejos.

Para el Peñas hay que pensar que es nuevo en la categoría y que está condenado a sufrir. Con un presupuesto de los más bajos, con muchos problemas y dificultades que se han tenido que sortear, es lógico pensar que se pasará mal, muy mal, pero que todavía queda una segunda vuelta para volver a ser ese equipo alegre y competitivo que maravilló la pasada campaña y que, en ésta, ha demostrado que puede competir con cualquiera, aunque ahora no lo está haciendo.

Vamos a ser optimistas y con los pies en el suelo todo el mundo debe saber que en esta ciudad estamos condenados a sufrir con los primeros equipos, incluso con el balonmano que va primero. Queda mucha liga por delante para los tres y no nos queda otra que pensar que hay que ganar o ganar, pero que muchas veces las cosas no salen como se quiere y que tener miras más allá de lo que se puede solamente puede traer críticas injustificadas y decisiones que perjudican, más que benefician.

Comentarios