Finaliza la declaración de los implicados en la querella contra el Ayuntamiento de Sariñena

Rafael Alatrué, ex concejal de urbanismo del consistorio sariñenense, era el cuarto y último de los implicados que faltaba por prestar declaración en la querella criminal interpuesta por un vecino de Sariñena contra el Ayuntamiento de la capital monegrina. Dicha declaración tenía lugar recientemente en la Sala de lo Penal del Tribunal Superior de Justicia de Aragón. Esto significa que ahora se está a la espera de que el Juez decida si están acusados de algún delito, por tanto se celebraría juicio, o si se archiva el caso.

Anteriormente prestaban declaración los otros tres implicados: Antonio Torres, ex alcalde de Sariñena; Lorena Canales, actual alcaldesa y Pedro Martínez, ex secretario del consistorio.

Los cuatro están acusados por el vecino y ex concejal sariñense Mariano Martín por tres presuntos delitos de desobediencia judicial, falsedad documental y prevaricación.

El querellante Mariano Martín les acusa de incumplir sistemáticamente los cinco fallos judiciales que le daban la razón en el caso de su solicitud para construir una nave porcina. El caso viene de lejos, porque ya en el año 2001, Mariano Martín solicitó al Ayuntamiento la licencia para construir una nave porcina de cebo que posteriormente, en 2003, decidió cambiar por porcino de cría. Siete años después Martín todavía no ha conseguido los permisos para iniciar la actividad. Posteriormente otro vecino de Sariñena, José Luis Mazuque, cuya finca linda con la del querellante, solicitó licencia para otra nave de cebadero que construyó a pesar de incumplir la distancia mínima entre ambas.

Desde entonces el caso de Mariano Martín sigue peregrinando por distintos tribunales que siempre le han dado la razón. En 2005 el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo ya falló a su favor, solicitando la nulidad de licencia de la segunda granja y que se concediese licencia al primer solicitante. Desde entonces, Mariano Martín, cuenta con otros cuatro fallos favorables, contra los que el Ayuntamiento interpuso recursos que siempre han sido desestimados.