La consolidación del mortero, el mayor problema de la restauración de Casa Barón de Graus

Casa Barón Graus

Ya ha finalizado la labor de restauración del entorno de la Plaza Mayor de Graus con los trabajos realizados en la tercera fachada de la Casa Barón y la rehabilitación de la fachada de Casa La Daga. De esta forma, se cierra esta actuación que comenzaba unos años atrás con los trabajos realizados en las diferentes fachadas de la plaza.

La empresa Suma Conservación y Restauración S.L. era la encargada de llevar a cabo la restauración de la tercera fachada de Casa Barón. En ella han realizado labores de consolidación del mortero y de la decoración pictórica. El mayor problema que encontraron fue que el mortero de cal de arena se encontraba muy disgregado por lo que, en un primer paso, tuvieron que ir inyectando adhesivos para darle fuerza a ese mortero, que es la base de la decoración pictórica. Debían darle fuerza al mortero, que a su vez debía apoyarse en el muro soporte, al principio con un tratamiento provisional, a través de unas bandas de gasa que lo sujetasen mientras, por otra parte, se le daba fuerza.

Una vez consolidado el mortero, llegaba el momento de recuperar la policromía que había desaparecido, ya fuese por el paso del tiempo o por una mala restauración que vivió la fachada en el año 1991. En esa ocasión, se trabajó con yeso y cemento, materiales que ahora se ha visto que no son adecuados. Estos dos materiales hicieron, entre otras cosas, que saltase la policromía. Además, también se ha tenido que trabajar en unificar las texturas de la pintura original con las de la última restauración, en la que se hizo uso de pinturas plásticas, que dan un efecto muy brillante.

Respecto a las fachadas de esta casa recuperadas con anterioridad, el trabajo ha sido parecido salvo porque en este caso, este lado, que da a una calle más sombría y húmeda, había dado como resultado la aparición de hongos que se habían situado en el mortero y habían empujado, también, la policromía.

En total, durante tres meses han estado trabajando tres personas y aunque, en estos momentos, la Casa Barón ya luzca con todo su esplendor, desde la empresa restauradora señalan que esto es un no acabar, ya que, a lo largo de estos años, se han tratado las partes más deterioradas pero que, con el trascurso del tiempo, otras irán empeorando.