ANPE se opone a que los profesores se jubilen con más de 65 años

El sindicato educativo ANPE ha mostrado su oposición a la ampliación de la edad de jubilación hasta los 67 años, recordando además que los profesores españoles tienen contemplada la jubilación forzosa a la edad de 65 años, y que además ya pueden prorrogar su vida laboral voluntariamente hasta los 70 años. Además, recuerdan que, en la mayoría de los casos, al llegar a la edad de jubilación en cualquiera de sus modalidades el docente ha cotizado ya durante más de treinta años.

Desde esta formación señalan que el trabajo que realizan los profesores “tiene particularidades muy específicas que singularizan esta profesión frente a otras en general, y frente al resto de la función pública en particular”. En este sentido hablan de carga laboral de la docencia, “una de las profesiones más sujetas al desgaste psicológico”, que requiere un régimen especial que permita a los profesores que así lo consideren necesario jubilarse voluntariamente a los sesenta años. Esta posibilidad de jubilación anticipada, cuya vigencia termina este mismo año 2011, “constituye una garantía de renovación para los efectivos docentes y de rejuvenecimiento de las plantillas que es necesaria para garantizar la calidad de la enseñanza”, por lo que exige que se mantenga en vigor.

Además ANPE considera que este modelo de jubilación voluntaria anticipada de los docentes “debe mantenerse de manera indefinida – incluso aunque hubiera que revisar al alza el tiempo de cotización para cumplir los requisitos que establezca el Pacto de Toledo-, y debe enmarcarse ya de una vez en la norma básica que todos los profesores estamos esperando: un Estatuto de la Función Docente que enmarque la vida profesional desde el ingreso hasta la jubilación y que sirva para ajustar las condiciones y requisitos para el desempeño de la labor docente”.