Tecnorrevolución muestra en Huesca los últimos avances tecnológicos y científicos

Simular la manipulación de átomos para la lucha contra el cáncer; mover una bola con el poder de la mente; adivinar mediante un ordenador cómo se propaga un virus y se produce una pandemia son algunas de las aplicaciones de las tecnologías convergentes que se van a poder conocer en la muestra Tecnorrevolución. Una exposición interactiva que se podrá visitar en la plaza Luis López Allué de la capital oscense hasta el 25 de enero.

Calcetines, peluches y agua para el cuidado maternal con millones de nanopartículas de plata que impiden la proliferación de bacterias y retrasan la aparición de malos olores; o paraguas con una nanoestructura irregular que repele el agua y la suciedad son algunas de las curiosidades y avances que nos ofrecen este tipo de tecnologías cada vez más presentes en nuestra vida cotidiana.

La nanotecnología, la biotecnología, las tecnologías de la información y de las comunicaciones (TICs), y las ciencias cognitivas (NBIC) están logrando importantes avances en campos tan diversos como la construcción, el transporte, la agricultura, la medicina, la educación o el arte. Nuevas aplicaciones científicas, para muchos desconocidas, y que contribuyen a un mayor bienestar social.

Un ejemplo claro es el uso, hace pocos años, de la nanotecnología para la destrucción de células cancerosas. Una técnica que podría ofrecer una esperanza a las personas con cánceres difíciles de tratar.

Investigación y progreso es lo que nos ofrece esta muestra, dividida en seis espacios diferentes, en la que de una forma sencilla y didáctica se pretende fomentar el interés por el conocimiento científico y tecnológico a todos los ciudadanos. La exposición tiene previsto recorrer, a lo largo de este año, unas 28 ciudades españolas.