El proyecto aragonés Ilumina África soluciona problemas visuales en Chad

Hace cuatro años que dos oftalmólogos zaragozanos pusieron en marcha la Fundación Ilumina África, un proyecto para solucionar los múltiples problemas de vista que tienen los ciudadanos en Chad e incluso evitar cegueras. En sus viajes llevan material y operan a casi un centenar de personas a las que devuelven la visión.

La ceguera es un problema demasiado presente en África, y la Organización Mundial de la Salud considera que el 80% de ellas serían evitables. Además, las cataratas son muy frecuentes en el país, y no sólo en personas ancianas. Además, una infección de la vista denominada tracoma puede terminar en pérdida completa de visión y es muy común, y otra infección que puede considerarse endémica es el glaucoma, que en occidente no presenta problemas mayores. Pero la vista presenta otras muchas afecciones en aquel país.

El sol del trópico ocasiona problemas a personas que no disponen de gafas de sol para protegerse. Las cataratas acaban siendo muy frecuentes y la vista cansada es otro problema usual.

Enrique Ripoll, óptico oscense que participa en el proyecto, explica los comienzos de esta idea. La historia de la Fundación Ilumina África comenzó cuando un señor “vestido de forma muy extraña” entró en la consulta de oftalmología del doctor Enrique Minguez en el Hospital Clínico Universitario, resultó ser Miguel Ángel Sebastián, religioso procedente de Tarazona que vive en Chad desde hace 30 años y es obispo allí. Le explicó los problemas que había en su comunidad y surgió la idea de que un grupo de profesionales viajasen allí para ayudar. Desde entonces, se han operado a cientos de personas, han puesto en marcha una óptica y han formado a personal autóctono.

En un futuro, este proyecto quiere ampliarse y llegar a otras zonas de África donde haya algún aragonés con el que puedan contactar.