El Departamento de Agricultura destina 15 millones a situaciones de emergencia

El Departamento de Agricultura y Alimentación ha destinado 15 millones de euros desde 2003 a actuaciones en situaciones de emergencia. La reparación de los daños provocados por desbordamientos, tormentas u otro tipo de fenómenos son algunas de las intervenciones que se han realizado en un centenar de municipios de la comunidad autónoma en los últimos años a través de la Sociedad de Infraestructuras Rurales Aragonesas (SIRASA). 

La empresa pública cuenta con un dispositivo permanente que acude a prestar ayuda tanto a comunidades de regantes, ganaderos o ayuntamientos que pueden verse afectados por las consecuencias de los diferentes desastres naturales, actuando durante y después de los mismos.

La intervención se efectúa en dos fases. Una primera, de actuación inmediata, cuando se está produciendo la emergencia. El departamento de Servicios de Agricultura de SIRASA gestiona, organiza y planifica las tareas más urgentes con todos los recursos de la empresa a su disposición y con la contratación de los externos necesarios, fundamentalmente, en ayudas a granjas, casas rurales aisladas o zonas urbanas de municipios ribereños, por ejemplo. En la segunda, el departamento de Obras de la empresa pública realiza visitas a las zonas afectadas y confecciona una memoria detallada con la actuación necesaria para la reparación y restauración de infraestructuras de regadío. Posteriormente, contrata y ejecuta las obras necesarias.

Así, entre los ejemplos de actuaciones realizadas en este tiempo, se encuentran las llevadas a cabo en las avenidas del Ebro de 2003 y que supusieron la reparación de los daños causados por la riada, actuaciones para salvaguardar cosechas y reforzamiento de infraestructuras de más de 36 municipios afectados. En 2004, se hicieron las obras de reconstrucción de acequias y desagües, entubados, la regularización de caminos y la reconstrucción de balas y aliviaderos, que se vieron afectados por tormentas de lluvia y pedrisco en varias comarcas zaragozanas.

Durante la sequía que azotó Aragón en 2005, SIRASA estableció un plan de suministro de agua para ganado con el fin de aliviar la falta de agua. Y, en 2007, como consecuencia de una riada del Ebro, realizó el bombeo de aguas y achique de colectores, redes urbanas, casas, naves, acequias y drenajes. También se llevaron a cabo trabajos de apertura de motas y diques para desalojar agua y levantamiento de muretes de tierra para impedir su paso, así como el desalojo de animales estabulados.