Los Monegros acogen con éxito la Red de Escuelas Infantiles del Gobierno Autónomo

La Comarca monegrina es pionera en la implantación del sistema de escuelas infantiles de índole comarcal. El mayor éxito de este método es que permite que municipios de poca población en el mundo rural puedan contar con una escuela infantil con las mismas garantías de un centro de estas características en una ciudad.

Recientemente se inauguraba de forma oficial la escuela infantil de Sariñena denominada “El Zampullín”, que consta de 6 aulas con 6 educadoras, las cuáles ofrecen sus servicios a unos 60 niños que van desde los 4 meses hasta los 3 años. La directora de este centro, María José Labrador, comentaba a Radio Huesca Digital las ventajas de una escuela gestionada por la Comarca de Monegros. Un sistema como éste permite la recolocación del personal y del material según las necesidades de cada centro que forme parte de esta red.

“El Zampullín” no sólo acoge a niños de Sariñena y pedanías, también existe la posibilidad de que pequeños de fuera pertenezcan al centro, si por ejemplo a los padres les favorece por su situación laboral. El único requisito es que los niños sean de Los Monegros.

En la escuela infantil de Sariñena no existe servicio de comedor, pero sí se ha creado un menú por parte de especialistas para que los pequeños coman de forma saludable e igualitaria.

Uno de los objetivos fundamentales con los que se trabaja es el de la conciliación familiar y laboral. En el mundo rural también trabajan padres y madres y por tanto se insiste en que este tipo de servicio contribuye al asentamiento de población en los municipios.

El caso de la escuela de Sariñena se puede extrapolar al resto de Monegros. Estos centros escolares están gestionados por la Comarca y cuentan con financiación para costear el personal a cargo de un convenio entre el Gobierno de Aragón y la Comarca. Este acuerdo firmado en 2010 comprende además las Escuelas Infantiles de Leciñena, Perdiguera, Robres, Frula, Lalueza, Tardienta, Lanaja, Grañén, Alcubierre, Bujaraloz y Peñalba.

Comentarios