Otro intento para que el Peñas encuentre al pívot deseado

Tras la marcha de Zach Atkinson, el C.B. Peñas sigue buscando un pívot acorde con las características del equipo, y sobre todo, que es lo más difícil, entre en el ajustado presupuesto peñista. Mientras tanto el equipo sigue preparando el encuentro ante el Obradoiro con un nuevo contratiempo puesto que Chus Aranda será baja para tres semanas por una lesión muscular. Está claro que el equipo sigue sin suerte en este aspecto y ahora se suma Aranda que no podrá jugar ante los gallegos, aunque el descanso de la liga de la semana que viene le vendrá bien para su recuperación.

Respecto al baile de americanos, George Leach, Curtis Withers, Quentin Smith y Zach Atkinson han pasado de una forma u otra por el equipo verdiblanco sin acabar resultando, al igual que Brandon Polk, quien acabó lesionado.

El primero en llegar fue George Leach, llegó a jugar en la pretemporada pero nunca a debutar en competición oficial, sus problemas de lesiones desaconsejaron el fichaje. Ahora el norteamericano ha vuelto a la liga japonesa, en las filas de los Sitama Broncos donde está haciendo unos buenos números, con 11 puntos y 7 rebotes.

Tras Leach, se llegó a un acuerdo con Curtis Withers que a su vez había firmado un contrato con el Melilla, acabo decidiéndose por el equipo melillense y la jugada le costó cara ya que su caso llegó a FIBA Europa y recibía una sanción de 12 meses sin jugar en el Viejo Continente.

Quentin Smith fue el tercer "cinco" en incorporarse a la disciplina peñista, el que mejor resultado dio, con buenas medias para los minutos que disputaba, pero los problemas físicos hicieron que tuviera que salir del equipo.

Parecía que Zach Atkinson era el hombre ideal, un jugador de 2,06 y con unas características físicas que parecía encajaban con el juego peñista. En ningún momento supo adaptarse a la ciudad, al equipo y a los compañeros, y se ha decidido cortarle.

Durante este último periodo, sustituyendo a Stevie Johnson, también ha estado en el equipo de Ángel Navarro el norteamericano Brandon Polk, dio muestras de su calidad, pero era demasiado pequeño para ser un referente en el juego interior. Su contrato temporal se acabó justo con la mala suerte de una lesión en una mano que le mantendrá seis semanas fuera de las canchas.

Ahora el C.B. Peñas sigue sondeando el mercado esperando que se termine el cúmulo de mala suerte en la elección del que tiene que ser uno de los pilares del equipo y un jugador que tiene que llegar a Huesca para ayudar a un conjunto en una situación comprometida tras ocho derrotas consecutivas. Green o Laerke, son otros jugadores que también han pasado por la plantilla verdiblanca y que no convencieron, el primero ya desde la pretemporada, volvió a la liga alemana, mientras que el danés recientemente causaba baja en la entidad peñista.

Comentarios