Santacana y Galindo, campeones del Mundo en el supergigante

El esquiador paralímpico Jon Santacana y su guía, el esquiador de Candanchú Miguel Galindo han conseguido una medalla de oro en la prueba de supergigante, durante el Campeonato del Mundo de Esquí Alpino para Discapacitados, que se está disputando en la estación de Sestriere (Italia). Esta es la segunda medalla que consiguen el corredor guipuzcoano y su guía en el Campeonato del Mundo, ya que durante la primera jornada se proclamó subcampeón en la modalidad de descenso.

Jon Santacana y Miguel Galindo fueron los más rápidos en todos los parciales y en cruzar la línea de meta del supergigante, con un crono de 1’19”20. A sólo 30 centésimas finalizó el canadiense Christopher Williamson (1’19”20), mientras que el francés Nicolas Berejny se hizo con el bronce (1’20”47).

El otro esquiador español que participó en la categoría de ciegos y deficientes visuales, Gabriel Gorce, y su guía, Arnau Ferrer, lograron la octava posición (1’28”00). Además, entre los esquiadores con discapacidad física que compiten en silla, Jacob Guilera concluyó 18º (1’30”39).

Durante los ocho días de la competición se celebrarán seis carreras: un descenso, que dio inicio al Mundial (domingo16); un supergigante (martes 18); una supercombinada, que consta de una manga de supergigante y otra de eslalon (miércoles 19); un eslalon (jueves 20), un gigante (sábado 22) y una prueba por equipos, en la que competirán de nuevo los esquiadores ciegos (domingo 23). El lunes 17 y el viernes 21 serán jornadas de descanso.

El Mundial es el evento deportivo de invierno de mayor importancia, sólo por detrás de los Juegos Paralímpicos, y en él participan más de 130 deportistas procedentes de 27 países, entre ellos siete españoles. En el pasado Campeonato del Mundo, que se celebró en Kanwonland (Corea del Sur) en febrero de 2009, España concluyó en la novena posición del medallero, con un oro, dos platas y un bronce.

Los esquiadores paralímpicos compiten en tres categorías, según su tipo de discapacidad. Los ciegos y deficientes visuales corren juntos, mientras que los discapacitados físicos se dividen en dos grupos, en función de si esquían de pie o sentados. Además, existe un sistema de compensación de tiempos para que los corredores con mayor grado de minusvalía no se vean perjudicados.

Comentarios