Casa Aísa quiere aumentar sus servicios hacia mayores no dependientes

Casa Aísa, inauguración, 1 de septiembre 09

El Ayuntamiento de Huesca, el Instituto Aragonés de Servicios Sociales y la fundación gestora del centro, la Fundación Rey Ardid, se reunían para poner en común ideas que amplíen los servicios del centro de día Casa Aísa para la tercera edad. Casa Aísa comenzó a funcionar en septiembre de 2009 y ahora atiende a 28 ancianos dependientes, pero las necesidades de la tercera edad no pasan sólo por la dependencia, también por la convivencia y el ocio.

Se quieren potenciar programas de envejecimiento activo, flexibilizar horarios para descansos puntuales de los cuidadores e incluso poner en marcha talleres de formación para que personas acompañantes se conviertan en cuidadoras formadas.

Casa Aísa tardó 10 años en ponerse a funcionar, pero en año y medio una infraestructura con tantas posibilidades, en el centro de la ciudad, no ha aprovechado todas sus opciones. La tercera edad podría considerarlo como un centro de referencia y para conseguirlo hay que llenarlo de actividades.

El centro de día Casa Aísa tiene 14 trabajadores y atiende a 28 ancianos dependientes en horario de nueve a ocho de la tarde. Se espera que en tres meses pueda ofertar actividades de envejecimiento activo y talleres para formar a los cuidadores. Llenar así de contenido un espacio para la tercera edad en el centro de la ciudad.

Al 80% de su capacidad

Casa Aísa tiene una capacidad máxima de 35 plazas de centro de día y en estos momentos hay 28 ancianos dependientes atendidos. No hay solicitudes para cubrir el resto de plazas, pero se espera que ahora, con la entrada de un nuevo grado de discapacidad al calendario de prestaciones, personas que antes no tenían derecho a prestación, y tras el 1 de enero sí lo tengan, soliciten su plaza de centro de día.