El arte no juzga la enfermedad mental o la discapacidad

El arte es una buena terapia para personas con discapacidad o enfermedades mentales. Tres centros de arte contemporáneo, entre los que se encuentra el CDAN, han editado un libro que sirve de resumen de los talleres que han acercado el arte a discapacitados y enfermos mentales. Ahora queda este libro como una herramienta da trabajo para que museos y centros de educación especial hagan posible que todos disfruten el arte.

El CDAN ha colaborado en un proyecto para educar de una forma especial en el arte. El centro de arte La Panera, de Lérida y el museo de arte moderno y contemporáneo de Palma completan la organización de este proyecto. Durante tres años se han valorado las necesidades especiales de personas con retrasos intelectuales, afectados por enfermedades mentales degenerativas, como el alzheimer, y personas con trastornos graves como esquizofrenias o trastorno bipolar.

El libro contiene pautas básicas como la de evitar temáticas violentas porque estas personas son especialmente sensibles a ellas. Las responsables de didáctica del CDAN debían trasladar el lenguaje abstracto de un artista a la cotidianeidad. Algo tan sencillo como en vez de hablar de “intervención en el paisaje” decir “hacer fotografías de la naturaleza”. Muchas de estas personas son creativas y comprenden el arte.

El CDAN ha trabajado con la práctica totalidad de servicios que trabajan la salud mental de Huesca. Se han hecho talleres de video, fotografía e incluso una excursión al museo de arte contemporáneo de Lérida y no se descarta continuar con esta terapia con el arte. Una experiencia que ahora queda como herramienta de trabajo para el futuro.

En este proyecto han colaborado la Coordinadora de Asociaciones de Discapacidad Intelectual, el área de salud mental del hospital San Jorge y con el centro de rehabilitación psicosocial del hospital Provincial.

Comentarios