La Audiencia exculpa de intencionalidad al 'acusado de la Manhattan'

Víctor Manuel Gómez Rivero

La Audiencia Provincial de Huesca ha dictado sentencia sobre el caso del atropello en el polígono SEPES, a la altura de la discoteca Manhattan. Víctor Manuel Gómez Rivero ha sido condenado a cuatro años de prisión por dos delitos de homicidio y por siete de lesiones, en todos los casos por imprudencia grave.

Recordamos que el acusado, que era juzgado la semana pasada en la Audiencia Provincial, acumula tres años y cinco meses de prisión. Al día siguiente de quedar visto para sentencia este caso, era puesto en libertad provisional. Todas las partes ya interpretaban en ese momento que la sentencia iba a ser baja.

El fiscal jefe de la Audiencia Provincial, Felipe Zazurca, reconoce que es una sentencia trabajada, bien elaborada. Apunta que se ha dictado con rigor.

La sentencia establece la máxima pena en un caso de imprudencia. Se ha tenido en cuenta la tesis de la defensa, que descartaba cualquier tipo de intencionalidad en el accidente (también descartaba el dolo eventual). La Fiscalía y también la acusación particular sí incidían en el detalle de la intencionalidad, llegando a pedir una pena de 34 años de prisión (que se hubieran convertido en 20 años).

Felipe Zazurca no se aventura a anunciar si recurrirá la sentencia; prefiere estudiarla. Sí que se ratifica en el convencimiento de que hubo un manifiesto desprecio por la vida de las personas.

El atropello se producía en julio de 2007 a las puertas de la discoteca Manhattan. Dos personas fallecían y ocho resultaban heridas, dos de ellas con secuelas muy graves. Entonces se decretaba prisión provisional, siendo prorrogada en 2009.

La Audiencia modificaba el auto el pasado viernes, decretando libertad provisional para el acusado. Decisión que no gustaba a víctimas y familiares, que se movilizaban el pasado fin de semana. Tampoco ha gustado la sentencia, que puede ser recurrida en casación ante el Tribunal Supremo.