El GA se compromete a abrir la residencia de mayores de Atades este trimestre

La residencia para mayores de Atades Huesca ha quedado inaugurada por el presidente del gobierno aragonés, Marcelino Iglesias. Al acto asistían numerosos representantes políticos y sociales, además de usuarios y familiares que esperaban este servicio desde hace diez años, cuando se proyectó este centro. En la inauguración se recordaba de una forma especial a Manuel Artero y Ramón Torrente como precursores de la calidad de vida para las personas con discapacidad en Huesca. Ahora ya hay un centro que aporta calidad de vida y para toda la vida.

El Departamento de Servicios Sociales tiene en trámite la concertación de las plazas de este centro que solucionará las necesidades de las personas con discapacidad intelectual hasta sus últimos años de vida. Se espera que todo este listo para que en “febrero o marzo” comience a funcionar.

Cuando las plazas estén concertadas (ahora con un contrato por 15 años), Atades trasladará a algunos de sus usuarios de mayor edad para descongestionar los otros centros que tiene por la provincia y darles mejor servicio. Además, espera poner a disposición 15 plazas para personas nuevas.

El presidente de Atades Huesca, Lorenzo Torrente, recordaba en su discurso lo que ha cambiado la situación desde que en 1964 unos cuantos padres de personas con discapacidad crearan una asociación para luchar por los derechos de sus hijos. Recordaba la importancia que han tenido para Atades dos personas que ya no están: Manuel Artero, doctor que donó los terrenos y Ramón Torrente, que dedicó su vida a hacer de Atades lo que hoy es. Además, hacía una especial mención al gerente actual, José Luis Laguna, y a la directora del centro, Josefina Chapullé, por su trabajo incondicional.

El presidente del Gobierno aragonés recordaba que en pocas décadas se ha pasado de una atención social a cargo de la beneficencia, a los derechos de obligado cumplimiento. Añadía que el cuidado a quienes lo necesitan no debe depender de la situación económica.

La residencia asistida para personas con discapacidad intelectual del Centro Manuel Artero tiene capacidad para que residan 38 personas, 10 plazas más para estancia diurna de centro de día y zonas comunes como piscina terapéutica enfermería o lavandería para el resto de los 150 usuarios de Atades Huesca. Es un sueño hecho realidad para las familias de personas con discapacidad intelectual, que siempre han visto con preocupación el futuro de sus familiares. La tan temida pregunta “¿Y cuando yo falte?” queda despejada para las 38 plazas de este centro.

El futuro de la discapacidad pasa por el lema de Atades para esta residencia: “Calidad de vida, para toda la vida”.