Casi 11 millones de euros para acondicionar alojamientos para temporeros

temporeros agricultura

Una inversión que el Gobierno de Aragón ha realizado en la última década gracias al programa de adecuación y acondicionamiento de trabajadores en el campo aragonés. En el periodo analizado, se han registrado un total de 548 solicitudes y se han creado 9.455 plazas de alojamiento. En la provincia de Huesca se han planteado durante los últimos diez años un total de 200 solicitudes que, merced a una inversión de 2.321.353 euros, han permitido la creación de 3.480 plazas.

Los beneficiarios de las ayudas son las empresas agrícolas o entidades locales que realicen actuaciones de acondicionamiento de alojamiento de trabajadores temporales. Tienen la condición de subvencionables las obras menores o mayores de forma, acondicionamiento o ampliación de inmuebles, la adquisición o alquiler de módulos prefabricados homologados para ello, así como la adquisición de equipamiento y mobiliario básico.

Los alojamientos deben cumplir las condiciones mínimas de habitabilidad exigidas en la legislación vigente y ser destinados, durante un mínimo de cinco años, al alojamiento de trabajadores temporales. En el caso de alquiler de prefabricados, por el periodo de vigencia del contrato de alquiler.

La cuantía de la subvención es de 1.000 euros por plaza habilitada, con un máximo de 24.000 euros por beneficiario. El importe final recibido no puede superar el 50% de la inversión total realizada. Además, la suma de la subvención que concede el Gobierno de Aragón y otras ayudas públicas para la misma finalidad no puede superar el 75% del coste total de la inversión.

El programa de subvenciones para acondicionar inmuebles destinados al alojamiento de trabajadores temporeros que presten servicio en explotaciones agropecuarias se regula por el Decreto 23/2008 del Gobierno de Aragón, publicándose anualmente la correspondiente convocatoria. Con él, la Dirección General de Trabajo lo que pretende es fomentar el adecuado acondicionamiento de alojamientos destinados a alojar trabajadores que presten servicios de temporada en empresas agropecuarias de Aragón. En definitiva, se trata de garantizar las condiciones de habitabilidad e higiene, mejorando las situaciones inadecuadas que puedan surgir de este tipo de migración temporal.