Un primer estudio del CEDEX desestimaba el anteproyecto de Biscarrués

Río Gállego, tramo afectado, embalse, Biscarrués

El Centro de Estudios de Técnicas Aplicadas realiza informes para el Ministerio de Medio Ambiente. En un primer informe (abril 2010) aconseja desestimar el anteproyecto del embalse de Biscarrués dada su afección medioambiental, este informe no se firmó por el director del CEDEX y se realizó otro (noviembre 2010) en el que se elimina la sugerencia de desestimar el anteproyecto, aunque sigue siendo crítico con el impacto.

El Ayuntamiento de Biscarrués ha conseguido este primer informe realizado por el CEDEX, que aunque no es oficial por no tener la firma del director general, está firmado por el Jefe del Área de Ingeniería Ambiental del CEDEX, Juan Manuel Varela Nieto y es fruto de un intenso estudio técnico.

El documento que no queda de forma oficial considera que “el proyecto debería desestimarse por presentar impactos ambientales críticos, no estar adecuadamente justificado, carecer de una verdadera evaluación de alternativas y no demostrarse razonadamente que salvaguarde los intereses generales”. Añade que “la aplicación de medidas protectoras, correctoras o compensatorias no logrará paliar los impactos identificados, dad su magnitud e importancia.”

El Ayuntamiento de Biscarrués ha querido presentar a los medios de comunicación este documento, aunque se realizase otro meses después que suaviza las conclusiones. Este segundo informe, el oficial, firmado por el director general Mariano Navas Gutiérrez cuestiona algunos aspectos del proyecto y también hecha en falta alternativas, pero elimina la sugerencia de desestimar el anteproyecto.

Informe de abril de 2010

Considera que los impactos más significativos son:

Desaparición del tramo fluvial del curso medio del río Gállego, sobretodo si se considera que la desaparición de muchos otros tramos por los embalses ya existentes en ese río como el de La Peña y el de Ardisa.

Desaparecerá la vegetación de ribera

Se verá afectado el curso bajo del río.

Se producirá una nueva fragmentación longitudinal del río, irreversible e irrecuperable, ya que no se propone ninguna medida que permita evitar el efecto de barrera de la presa.

Afectará de forma importante la conectividad entre vertientes. La presencia de tres embalses casi seguidos (Ardisa, Biscarrués y La Peña) supondrá una barrera casi infranqueable para la fauna.

Producirá una afección muy importante al paisaje.

La pérdida de valor paisajístico afectará de forma subsidiaria al uso turístico, que se agravará por la desaparición de parte del río donde actualmente se practica rafting, actividad que atrae muchos visitantes, y que ha dado lugar a un yacimiento de empleo en la comarca. Así mismo se ocuparán zonas de cultivo.

Informe noviembre 2010

El informe oficial del CEDEX considera el impacto ambiental existente “no aporta ninguna medida que permita asegurar el cumplimiento de los objetivos medioambientales para masas de aguas superficiales.

Considera que “El Estudio de Impacto Ambiental (EslA) valora los impactos ambientales del proyecto de acuerdo con unos valores numéricos (…) que inducen a confusión.” Añade que tiene en cuenta sólo las afecciones de la presa, pero no el resto de proyectos complementarios como accesos u otras edificaciones.