Romper la barrera de los 10.000 visitantes año para el castillo de Monzón, reto del área de Turismo.

Castillo Monzón

El castillo cerraba 2010 con un registro de 10.050 visitantes, cifra superior a las de los dos ejercicios anteriores (8.800 y 9.500) y similar a las de 2006 y 2007, cuando la afluencia se estabilizaba en la raya de los diez millares. El Centro de Interpretación del Cinca “Pinzana” se mantiene en torno a las 2.000 visitas, con picos en primavera y verano, y el Centro Temático del Canal de Aragón y Cataluña – Legado de Costa (CTC), inaugurado en abril, atraía a 1.350 personas.

El alcalde y responsable de Turismo, Fernando Heras, valoraba la recuperación del listón de los 10.000 visitantes del castillo (sobre todo en una época de recesión económica) y el buen funcionamiento de “Pinzana” bajo la dirección de Ecologistas en Acción, y se marcaba dos retos: vender el paquete de los tres centros para que el público potencial de uno beneficie a los otros dos, y reforzar más si cabe el papel protagonista de la fortaleza templaria como emblema de la oferta turística de Monzón y el Cinca Medio.

“El castillo es la bandera y debe ir a más. Esta aspiración la comparte el Consejo Sectorial de Turismo, y me parece muy interesante la decisión que tomamos en la última reunión de convocar un concurso de ideas para mejorar la accesibilidad al castillo. Llegar a lo alto de nuestro Monumento Nacional no es fácil para determinadas personas por la dureza de la cuesta, y esto le resta fuerza a la estadística. Vamos a ver qué podemos hacer. Si el castillo funciona, el CTC y Pinzana redoblan sus expectativas”, indicaba

Heras también expresaba su confianza en que iniciativas como la Ruta de Costa vinculada al CTC (itinerario para caminantes y ciclistas entre Monzón y Estada) y la reciente señalización del tramo montisonense de la variante catalana del Camino de Santiago, multipliquen el tránsito de turistas por la ciudad.

A modo de resumen, decía: “No paramos de hacer cosas porque estamos convencidos de que Monzón no puede permitirse el lujo de perder el tren del turismo. Los planes de desarrollo industrial siguen adelante, pero por historia, patrimonio y naturaleza tenemos espacio en el mapa turístico de Aragón, y lo tenemos que aprovechar”.

Comentarios