Los edificios que cedió la DPH a la Universidad, en un estado deplorable

Edificio Universidad mal estado

Parte del edificio de las antiguas residencias que la DPH cedió a la Universidad de Zaragoza se encuentra en un estado de evidente abandono, lo que estaría afectando, incluso, a la estructura del inmueble. Así mismo, en la buhardilla se amontonan desde hace décadas los colchones y las alpargatas de los niños que pasaron por el edificio cuando éste funcionaba como orfanato.

Lo cierto es que la visión de las imágenes es impactante. Cadáveres de palomas por todos lados, excrementos de pájaros que, en algunos puntos, llegan a los 20 centímetros y, tiradas por el suelo, las alpargatas de los niños y niñas que se alojaron en la residencia cuando era un hospicio. A eso se suman los colchones de sus camas amontonados y en estado de descomposición.

Ésa es la imagen que hoy presenta lo que en su día fueron los dormitorios de la residencia, en la actualidad, un edificio cedido a la Universidad en franco declive.

Lo peor de todo es que, a la imagen descrita, se une el estado en el que se encuentra la techumbre, llena de agujeros de grandes dimensiones por los que el agua entra como un reguero cuando llueve, empapando el interior del edificio y afectando a su estructura.

Además, este ala de las antiguas residencias, que es, evidentemente la que se encuentra en peor estado, alberga el bar de empresariales.

La Universidad decidió rehabilitar en su día, tan sólo el cuerpo central del edificio, dejando para otro momento una intervención en las dos alas laterales. Pero en dichas alas, no sólo no ha intervenido con el paso del tiempo, sino que tampoco ha llevado a cabo las labores de mantenimiento mínimas para conservar unos edificios que tiene cedidos en uso por parte de la Diputación de Huesca, institución que siempre se ha distinguido por su implicación en el proyecto universitario de la ciudad.

Mientras que el mencionado edificio, al igual que el Seminario, cedido en su día por el Ayuntamiento, languidece, la Universidad se plantea ahora la construcción de nuevos inmuebles como el diseñado para el campus biomédico. Eso sin contar con que algunas especialidades como Medicina o Nutrición siguen sufriendo la falta de espacios.