Aunar esfuerzos, principal objetivo de los deportes de invierno

Hay instalaciones deportivas, hay cantera, hay estaciones de esquí, hay cultura de nieve, pero lo que nadie sabe responder claramente es ¿por qué no hay más deportistas aragoneses en la élite de los deportes de invierno? Actualmente sólo Diego Ruiz está en un equipo nacional de esquí, en la modalidad de fondo, un pobre bagaje para una cantera, la aragonesa que puede presumir de que ha tenido olímpicos, pero que no se sabe cuándo volverá a tenerlos. Si Aragón aspira a una candidatura olímpica debe tener deportistas.

Por parte de la Real Federación Española de Deportes de Invierno, RFEDI, su presidente Eduardo Roldán, ha indicado que es muy difícil tener deportistas de alta competición, pero no aragoneses, sino españoles en general, ya que la Federación Internacional de Esquí, FIS, es muy exigente en cuanto a los puntos que se les exige a los deportistas, por lo que una de las bazas importantes es que los españoles salgan a competir a citas internacionales, para que vayan acumulando puntos FIS.

La Federación Aragonesa de Deportes de Invierno es consciente de que hay cantera, pero reconoce que la asignatura pendiente es que los jóvenes aragoneses lleguen a los equipos nacionales. Ambas instituciones además, inciden en que si Aragón aspira a unos Juegos Olímpicos de Invierno, debe tener deportistas, y no promesas, sino realidades.

Clubes como Mayencos de Jaca, tiene un buen número de socios, pero la mayoría no son personas de la zona, por lo que luego es difícil que salgan esquiadores aragoneses. El coste de la actividad y las pocas facilidades por ejemplo, a la hora de compatibilizar los estudios y el esquí son, a juicio de Pedro Arceredillo, presidente del CP Mayencos, algunos de los impedimentos para que haya más esquiadores aragoneses en la alta competición.

Por parte de los propios deportistas, algunos como Jairo Vincelle, hasta hace unos años integrante del equipo aragonés de fondo, la falta de apoyos institucionales es lo más importante a la hora de decidir, ya que no ven una garantía de futuro dedicarse plenamente al esquí, por lo que se deciden por estudiar, para tener en el futuro una salida profesional. Muy parecida es la opinión de Leyre Morlans, esquiadora de Panticosa que hace un año abandonó la competición por la ‘falta de planificación’, según sus propias palabras.

En lo que está claro que todos coinciden es en que la unión de esfuerzos e intenciones es el único camino para conseguir que los aragoneses sean protagonistas. Y más ahora con la nueva aspiración olímpica Zaragoza-Pirineos, donde sin un proyecto en firme sobre el desarrollo de los deportistas, el COI volverá a destacar esa asignatura pendiente de nuestra Comunidad Autónoma.

Comentarios