Manos Unidas pone en marcha su Campaña contra el Hambre

Con el lema “Su mañana es hoy”, Manos Unidas presenta estos días su campaña número 52, orientada a exigir el cumplimiento del Objetivo 4 de Desarrollo del Milenio: “Reducir la mortalidad infantil”. Decenas de miles de niños menores de 5 años mueren todos los días por causas que se podrían evitar fácilmente. El lanzamiento de la campaña tendrá lugar este martes, a las 7 de la tarde, en el espacio Ibercaja Castillo de Montearagón, con intervención de la misionera María Carmen Morales y la Agrupación Musical del centro.

El viernes 11 es el Día del Ayuno Voluntario. A partir de las 5 de la tarde un equipo de Manos Unidas Huesca estará en la plaza Luis López Allué, ofreciendo una magdalena y un vaso de agua en solidaridad con las personas a quienes les falta incluso lo básico para sobrevivir.

El domingo 13 domingo, en todas las parroquias de la Diócesis se celebrará la Campaña de Manos Unidas y la colecta irá destinada a los proyectos que esta organización católica desarrolla en los países más pobres.

En el cartel de la actual Campaña, se puede ver un niño y un plato. El niño está en un paisaje vacío, sin recursos, solo frente a su realidad. El plato de comida está vacío y representa el pensamiento y la principal preocupación diaria de una gran parte de la población.

Manos Unidas Huesca elige cada año un proyecto al que destinar los fondos económicos que se recauden en su campaña. Este año se han decidido dos proyectos. Por una parte, se intentará colaborar en la construcción de seis nuevas aulas en un colegio de la India, que estaba a punto de ser cerrado. Por otro lado, se apoyará la producción agropecuaria en comunidades rurales en Paraguay. Las comunidades campesinas beneficiarias de este proyecto se encuentran en los Departamentos del Alto Paraná y Caazapá, los más pobres del país, por el impacto socioeconómico y ambiental negativo de los últimos veinte años. Son 15 las comunidades directamente beneficiadas con el proyecto, productores y productoras, jóvenes y mujeres, un total de 705 personas, unas 215 familias, la mayoría emigrantes de otros puntos del país.

La hermana Mª Carmen Morales, misionera de la Asunción, que ha pasado 33 años de su vida en misiones en África, es la encargada este año de dar a conocer el trabajo que realizan en los países más pobres y más necesitados. A lo largo de su vida religiosa, ha vivido y trabajado en países como Camerún, Costa de Marfil, Burkina Fasso o Togo, llevando principalmente la educación a los niños y los jóvenes.

Comentarios