La Calle Sancho Abarca, objeto de inminente peatonalización

Calle Sancho Abarca, nov 10

La calle Sancho Abarca, una de las más largas del Casco Viejo de Huesca, será peatonlizada en unos meses, tras la reurbanización a que va ser sometida. Es una más de las intervenciones que el Ayuntamiento ejecuta en vías públicas con fondos europeos.

El proyecto de reurbanización contempla la eliminación de las aceras y del actual adoquinado, siendo sustituido por piedra similar a la que se ha colocado en la calle Quinto Sertorio o Doña Petronila.

Se eliminarán las aceras y se dejará una zona de calzada que solo podrán utilizar los residentes, de manera que en toda la calle habrá prioridad para el peatón.

La inversión en esta calle ronda los 560.000 euros, enmarcando el proyecto dentro de los fondos del ARCH.

Esta intervención se une con la que deja totalmente peatonlizada la Plaza López Allué y la Plaza Lizana, dónde ya se está trabajando, aunque aquí sí se permitirá el paso de tráfico rodado.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE LA LÓPEZ ALLUÉ

Las obras de adaptación se iniciaban este lunes y está previsto que estén concluidas a finales de mes o principios de marzo. La inversión del proyecto asciende a 60.000 euros, y consiste en la instalación de un bolardo hidráulico que regulará el paso de vehículos.

Los vecinos y comerciantes de la zona serán informados sobre el proyecto y los permisos que se otorgarán para el paso de vehículos.

La idea es que el bolardo instalado será regulado con una tarjera de aproximación que será entregada a vecinos y comerciantes de la zona. La carga y descarga sólo será permitida de 8 a 11 horas y, además, no se permitirá el estacionamiento para esta función en la cuesta de la Calle Villahermosa cuando haya instaladas terrazas, por constituir la mencionada operación un peligro, ya que la calle presenta una fuerte pendiente.

También se autorizará el paso por la plaza a los profesionales que vayan a prestar un servicio a la comunidad, como son los servicios de reparación.

Comentarios