El aceite de oliva virgen extra previene enfermedades

olivas oliveras aceite olivos

Los investigadores aragoneses María Jesús Rodríguez y Jesús de la Osada han cuantificado y comprobado los efectos positivos del aceite de oliva virgen extra en lo referente a los trastornos digestivos y cardiovasculares. En el caso de la dieta mediterránea, los alimentos ricos en fibra y bajos en grasas, junto con el aceite de oliva virgen extra, hacen que esta dieta sea beneficiosa para la salud, ayudando a prevenir depresiones, retrasando el envejecimiento.

Para lograr estos beneficios,  el  aceite de oliva debe ser virgen extra: obtenido de la almazara,  con procedimientos mecánicos, sin ningún tipo de procesamiento o tratamiento químico.

“Desde mi grupo evaluamos la utilización de productos naturales como el aceite como protector frente a los efectos inducidos por agentes infecciosos a nivel intestinal. Estamos demostrando que tiene considerables efectos beneficiosos”, señala Rodríguez, que tiene tras de sí dos décadas como científica, especializándose en el estudio de factores que alteran la absorción de nutrientes por el intestino.

Jesús de la Osada, por su parte, coordina un equipo que lleva más de 12 años estudiando y concluyendo que el aceite de virgen extra es muy beneficioso y retrasa el desarrollo de la arteroesclerosis, que es la forma más común de la arterioesclerosis.

En la actualidad, ambos grupos destacan el papel del escualeno, compuesto orgánico natural que está presente en el aceite de oliva virgen extra, y también en alimentos como el hígado del tiburón, que al ser muy rico en este hidrocarburo, previene las enfermedades cardiovasculares. El escualeno es uno de los hidrocarburos más abundantes en el aceite virgen extra, con un importante papel para prevenir infartos y de hipertensión, así como en trastornos digestivos y cardiovasculares.

Comentarios