El Banco de Leche Humana de Aragón comienza su actividad

El Banco de Leche Humana de Aragón, el segundo en ponerse en marcha tras el de Islas Baleares, ha comenzado su actividad recibiendo las primeras donaciones. Hace aproximadamente dos semanas llegaron las primeras reservas de leche materna que están ya siendo analizadas y tratadas por los equipos de esta instalación ubicada en el Banco de Sangre y Tejidos de Aragón.

Durante las próximas dos semanas se seguirán recibiendo donaciones con el fin de poder obtener la cantidad suficiente para iniciar la distribución por hospitales a mediados del próximo mes de marzo.

Tras una inversión que asciende a 55.000 euros, se espera que este nuevo servicio esté consolidado en aproximadamente dos años, momento en el que se prevé una recepción de entre 350 y 400 litros de leche anual para cubrir las necesidades de unos 70 ó 90 neonatos al año que necesiten leche materna. Todo ello contando con un número de donantes que oscilará entre los 60 y los 80.

El Banco de Leche Humana recoge, almacena, pasteuriza y dispensa leche humana con todas las garantías de calidad y seguridad, donada para los niños a los que se indique su consumo. Esta unidad también promocionará la lactancia materna, fomentará la donación de leche humana y abrirá vías para la investigación.

La administración de leche donada se da siempre bajo prescripción médica, con el consentimiento informado de los padres, con dosis de leche a la medida del receptor y con priorización según las reservas acumuladas en los bancos.

Los perfiles de las donantes son mujeres sanas, con procesos de lactancia satisfactorios y sin riesgo de contraer enfermedades. Todas ellas pasan por entrevistas personales, firman un consentimiento informado, se someten a una encuesta de salud y pasan diversas analíticas médicas para garantizar la seguridad de su donación.

La leche materna contiene todos los nutrientes para el recién nacido que son necesarios en los primeros meses de vida y lo protege frente a diversas enfermedades tanto durante la lactancia como en el futuro. Esta es la evidencia a partir de la cual se recomienda la leche materna para los niños prematuros o con necesidades especiales, recurriendo a los bancos de leche humana cuando la madre no puede amamantar a su hijo.

Comentarios