Nos duele a tod@s

Marian González

Esta semana se presentaba, en Graus, la Comisión Contra la Violencia Doméstica de la que forman parte el ayuntamiento, la Asociación de Mujeres Santa Águeda y la Asociación de Viudas Ésera-Isábena. Su primera acción fue colocar, en la casa consistorial, un cartel, en el que se puede leer una frase célebre, alusiva a la violencia, y también el número de víctimas que, el maltrato, ha ocasionado hasta el momento.

Esperaban, quienes forman parte de esta Comisión, que esa cifra permaneciera mucho tiempo sin ser modificada pero, lamentablemente, un día después, había que sumar una nueva víctima de la violencia de género.

Se agradecen los gestos de los ayuntamientos, de las asociaciones o de los colectivos mostrando su repulsa por la violencia machista pero ¿cuántas mujeres, en pleno siglo XXI, tienen sus días contados? El año pasado subieron, ligeramente, las denuncias por violencia de género pero, tras conocer en qué circunstancias falleció Susana (la última víctima hasta la fecha) ¿cuántos se preguntan de qué sirve denunciar? Y, ojo, que hay que seguir haciéndolo para acabar con este lacra, pero es que parece que ni una denuncia, ni una orden de alejamiento, ni un teléfono de asistencia…es suficiente para que quien quiere matar, al final, tarde o temprano, acabe haciéndolo.

¿Qué está pasando? ¿Por qué se sigue produciendo? ¿Qué medidas es necesario tomar?

Supongo que, como todo, hay que inculcar el respeto, desde niño, crecer y ser educado en igualdad, desde niño, pero cuando falla el ámbito familiar, intentemos que, en el siguiente nivel de la pirámide, el SISTEMA funcione, y aquellos que tienen la responsabilidad de hacer que funcione, en lugar de perder el tiempo culpándose los unos a los otros que se dediquen a trabajar para hacer que las medidas que se toman sean efectivas, sin fallos ni fisuras porque detrás de cada número hay una vida que se pierde .

Comentarios