Ibercaja consiguió 104 millones de beneficios en 2010

Ibercaja presentaba este sábado sus resultados de 2010 en una convención que reunía a 1.200 de sus directivos en Zaragoza. La entidad financiera consiguió el año pasado unos beneficios de 104 millones de euros e hizo saneamientos “extraordinarios” por valor de 88 millones de euros.

Unos resultados que permiten a Ibercaja tomarse su tiempo antes de decidir si opta por un proceso de bancalización. Además, el presidente de Ia entidad, Amado Franco, negaba que haya ninguna fusión sobre la mesa y calificaba de "muy duro" el decreto ley aprobado en la jornada del viernes por el gobierno central aunque aseguraba que no supone “un punto final” para las cajas.

En su intervención, Amado Franco explicaba que 2010 ha sido un año crucial en la historia de las cajas de ahorros. La nueva legislación, que abre la puerta a la entrada de capital privado, y los sucesivos requerimientos para trasladar a los mercados la solvencia del sistema financiero español, han sido pruebas exigentes que han posicionado a Ibercaja como una de las entidades más solventes del país. Franco afirmaba que “ahora tenemos por delante nuevos retos” y apuntaba que el futuro inmediato es analizar el Decreto Ley dictado por el Gobierno y tomar las decisiones que permitan a la entidad cumplir con los fines para los que fue creada la caja de ahorros: “prestar servicios financieros de calidad, ser útiles a la sociedad y contribuir al desarrollo de nuestras gentes y nuestros territorios”.

La Obra Social firmó 850 convenios en 2010

La Obra Social de Ibercaja invirtió 38 millones de euros en 2010. Este importe, además de cubrir la actividad de la obra propia, se ha canalizado a la sociedad a través de colaboraciones y ayudas con decenas de organismos e instituciones públicas, asociaciones privadas y fundaciones sin ánimo de lucro. De hecho, en 2010 se firmaron 850 convenios de colaboración.

La Obra Social de Ibercaja se halla inmersa en un proceso de reorientación estratégica, impulsada con el objetivo de lograr una mayor flexibilidad a sus actuaciones, de manera que las acciones que desarrolla la Caja puedan adaptarse a las cambiantes necesidades sociales de cada momento.

Comentarios