La Universidad, también obligada a apretarse el cinturón

Consejo Gobierno, Universidad Zaragoza, enero 09

El Presupuesto de la Universidad de Zaragoza para el ejercicio de 2011 será de 274 millones de euros. Se trata de un ajuste presupuestario histórico, se dice desde la Universidad, con una disminución del -4,5% en términos nominales, lo que significa que en términos reales, descontada la inflación, la reducción presupuestada para este ejercicio puede situarse en el entorno del -7%. Con estas cuentas se advierte una congelación en la contratación y en las inversiones en nuevos centros.

La aportación del Gobierno de Aragón disminuye, se incrementan los ingresos propios en 2,4 millones de euros, así como la aportación del Gobierno de España a través del Campus de excelencia Iberus y se espera también un aumento en los proyectos de investigación.

La Universidad de Zaragoza solicita al Gobierno de Aragón deuda a largo plazo por valor de 9 millones de euros como ineludibles para poder funcionar “adecuadamente aunque bajo mínimos” durante el presente año.

El presupuesto aprobado es de casi 13 millones de euros menos que en el presupuesto del año anterior. Se trata de un ajuste presupuestario histórico por la magnitud del mismo, teniendo en cuenta además que los dos presupuestos anteriores (los correspondientes a los ejercicios 2008 y 2009) fueron ya muy restrictivos. Estas son algunas de las cifras que ha presentado el vicerrector de Economía de la Universidad de Zaragoza, Javier Trívez, ante el Consejo de Gobierno.

Según Trívez, 273.911.087€ es la cantidad mínima para permitir un funcionamiento “adecuado” de la Universidad de Zaragoza, bajo un escenario de ajuste estricto en el gasto y de penurias para acometer políticas de investigación y docencia relevantes. Cualquier cuantía inferior haría simplemente ingobernable la Universidad. Con la cuantía señalada apenas puede mantenerse ciertos estándares de calidad en la docencia y la investigación, así como mantener las obras de edificación en curso (fundamentalmente la finalización del edificio de Bellas Artes en Teruel y la continuación del edificio de Educación en Zaragoza) y hacer frente a los compromisos salariales tanto del Personal Docente e Investigador (PDI) como del Personal de Administración y Servicios (PAS). Eso sí, ha dicho Trívez, esto último bajo un escenario de congelación en la contratación de personal en ambos colectivos, de eliminación de un gran número de grupos en asignaturas troncales y obligatorias y de la revisión de la oferta de asignaturas optativas con bajo número de alumnos.

Comentarios