Cáritas Barbastro Monzón recibe 6.900 euros de Ibercaja para la rehabilitación de la casa de Marcos y Ángela

El presidente de Cáritas Diocesana Barbastro Monzón, Valentín Ledesma, y Sergio Arbués, Director de Zona de Ibercaja, firmaban el convenio de colaboración económica con 6.900 euros, entre la Obra Social de Ibercaja, y dicha asociación, cuyo destino es sufragar los gastos de adaptación de la vivienda de la Calle Penosa, propiedad de la familia de los hermanos montisonenses Marcos y Ángela.

En el acto protocolario les acompañaba el Director de Ibercaja Monzón, José Miguel Hernández.

Arbués afirmaba que la mejor forma de ayudar a estos niños es a través de Cáritas, por lo que la Obra Social de Ibercaja, ha querido aprovechar su colaboración permanente con Cáritas Diocesana, para destinar una ayuda para la familia montisonense, priorizando sobre otras cuestiones, la ayuda a personas discapacitadas.

El Director de Zona de Ibercaja, recordaba la reciente firma de 25 convenios similares en la provincia de Huesca, una iniciativa que la Obra Social de la entidad, extiende a todas las provincias y autonomías españolas.

El presidente de Cáritas Diocesana Barbastro Monzón indicaba que las obras de rehabilitación de la casa están a punto de finalizar. Aunque en un primer momento se esperaba poder utilizar a principios de este 2011, un problema de humedades, ya solventado, retrasaba el fin de las obras que está a punto de llegar, esperando que en el mes de Marzo, la familia pueda hacer el traslado.

El coste de materiales y mano de obra que asumía Cáritas Diocesana Barbastro Monzón, sin contar lo realizado por algunos voluntarios, es hasta el momento, 35.000 euros, a lo que hay que añadir la mano de obra comprometida por el Ayuntamiento montisonense, que concluía su trabajo muy satisfactoriamente.

Ledesma resaltaba que a pesar de la crisis, una serie de empresarios aportaban, cada uno, más de 3.000 euros en materiales y mano de obra.

Como ingresos, además de estas aportaciones, se contaba con la gala benéfica promovida por la Cofradía del Nazareno y el Movimiento Júnior, ambos de Monzón, en la que se recaudaba en torno a 6.700 euros.

Las actividades promovidas por el Patronato Municipal de Deportes y su responsable a nivel autonómico Álvaro Burrell, con su particular “Desafío Solidario”, donde se recogían cerca de 3.000 euros.

Y a todo ello se suman las ayudas del ARI para rehabilitación.

Cabe recordar que la enfermedad que padecen los hermanos montisonenses es la distrofia muscular congénita, que colapsa los músculos y hace a las personas totalmente dependientes. Afecta a un niño de cada 3.500, casi siempre varón. En las niñas casi nunca se manifiesta, por lo que este caso resulta excepcional. Marcos tiene 12 años y Ángela 16 meses.

Comentarios