Las personas con problemas mentales no son violentas

Los trastornos mentales graves como la esquizofrenia son una tragedia para quien los padece, pero a la dificultad de la enfermedad se suma el estigma social que soportan. Los expertos dicen que no son personas violentas y que pueden aportar mucho a la sociedad. En Huesca la Unidad de Agudos del hospital San Jorge ha aumentado sus ingresos, y muchos de ellos son jóvenes con las drogas como detonante.

Los casos de episodios violentos son pocos pero muy llamativos, pero lo que sí tiene un número apreciable son las 25.000 consultas anuales que se hacen en el sector Huesca relacionadas con problemas de salud mental, desde depresiones o episodios de ansiedad, hasta trastornos más graves y crónicos.

Las drogas que más se consumen ahora son el cannabis o sustancias de síntesis como la cocaína o el speed, que precipitan el desarrollo de psicosis y agudizan los trastornos de personalidad.

Su consumo es responsable de muchos ingresos en la Unidad de agudos del hospital San Jorge, que en los últimos años ha incrementado sus ingresos de gente joven. Las drogas también son, en ocasiones, responsables de las peleas de fines de semana.

Episodios violentos como estos, o incluso más graves son los que más llaman la atención de la opinión pública y esto es lo que alienta el estigma de la enfermedad.

De todas formas, psiquiatras como Carmelo Pelegrín, Jefe de la Unidad de Agudos del hospital San Jorge, y Javier Olivera, Coordinador de Salud Mental en el sector Huesca, insisten en que estos casos son muy aislados e incluso menos comunes que en la población normal. El problema dicen, es que estos casos son muy llamativos porque no se ajustan a la lógica o a una razón coherente.

Los trastornos mentales graves no se definen por imposibilidad de discernir realidad e irrealidad, es una definición que depende de cómo se desenvuelve esa persona en la vida cotidiana. Por esto, es importante que desterremos algunos miedos sobre la enfermedad mental

El cerebro es la parte más desconocida del ser humano y por ello los avances medicinales no son una panacea, pero una sociedad que no margine a estas personas les ayuda a superar su día a día.

Comentarios