Exportación

José Luis Barrio

La exportación parece que es el camino que han emprendido las empresas del Alto Aragón, general, y de Monzón, en particular, para atajar los efectos de la crisis. No es que se hayan apuntado ahora, si no que es el fruto del trabajo de muchos años, cuándo decidían diversificar sus mercados, el que les está dando sus frutos. Así, comprobamos como empresas dedicadas a la exportación como puede ser el caso de Hidro Nitro Española, con 85% de su producción destinada a este fin, ha puesto en servicio un nuevo horno de Ferromanganeso, que ha creado 17 puestos de trabajo, elevando la cifra a 189 empleados.

Este no es el único ejemplo, ya que Metalogenia iniciaba su instalación en Monzón pensando en el mercado exterior, que es el que le propicia la necesidad de expansión y la creación de 150 puestos de trabajo. Otro tanto sucede con empresas como Tatoma o Vicente Canales, que la exportación se ha convertido en una de sus fortalezas.

Otro empresario, que no voy a citar pues no tengo su autorización, me comentaba que este 2011 había empezado mejor que el 2010, cifrando el éxito en la mejora de sus contratos con otros países, que junto a otros factores como la subida del petróleo y el encarecimiento en origen de los productos procedentes de China, hacen que empiece a tener futuro la producción en Europa. Habrá que esperar la evolución antes de afirmar que es la solución. Pero, si que parece confirmarse que aquellos empresarios que en la última gran crisis, decidieron diversificar sus clientes con la internacionalización son los que sufren en menor medida la crisis. Aquellos que se quedaron con una sola carta, aunque muy fructífera en su momento, son los que están teniendo más problemas. Por ello, la lección es fácil, aprendamos de las empresas que apostaron por el mercado internacional, que aunque no es de resultado inmediato, al cabo de unos años puede ser la tabla de salvación de muchas empresas.

Comentarios