Los premios literarios de Barbastro mantienen el interés de los escritores

José Sánchez

En esta edición el ayuntamiento de Barbastro ha recibido más de cuatrocientos originales procedentes de Europa, EE.UU, y Latinoamérica. 158 escritores se han presentado al premio internacional de novela corta “Ciudad de Barbastro” mientras que el premio internacional Hermanos Argensola de poesía ha recibido 242 poemarios. Son cifras que superan al año pasado y a otras ediciones anteriores.

Se trata de los premios más antiguos en Aragón y con gran prestigio en España. En el año 1969 el concejal de cultura del ayuntamiento de Barbastro, José Ollé junto con un grupo de colaboradores y en la tradicional tertulia del “San Ramón”, decidieron crear unos premios literarios que dieran prestigio a la ciudad del Vero en el ámbito cultural. Primero fue el Hnos. Argensola de Poesía y un año después se realizó la convocatoria del novela corta “Ciudad de Barbastro”. Han pasado cuarenta y dos años desde aquel momento.

El primer ganador del novela corta fue Ángel Lera de Isla con la novela “La muerte del gurriato”, después una larga nómina entre los que destacan Javier Tomeo, Eduardo Mendicuti, Alfonso Zapater, Gabriel García, Carmen Kurtz y Fernando Marías, actual presidente del jurado de novela, entre otros.

El fallo de los premios literarios se celebraba en aquellos años en el marco de la tradicional “Semana Cultural Barbastrense” con la participación de escritores de primera línea, además de otra serie de actividades. Ahora los tiempos han cambiado y desde el área de cultura del ayuntamiento de Barbastro se realiza una programación cultural anual.

Los premios literarios dan prestigio a la ciudad y son cada vez más frecuentes las reseñas en las páginas culturales en revistas especializadas. En los últimos años dos presidentes del área de cultura han sido fundamentales en el mantenimiento y la potenciación de los premios, Francisco Durán y Luis Sánchez.

Felicidades a todos los que han hecho posible durante todo este tiempo que la ciudad de Barbastro mantenga un símbolo de distinción como son los premios literarios con gran repercusión nacional e internacional.

Comentarios