Cada estación tiene recomendaciones para la piel

La piel, que constituye el órgano más extenso de nuestro cuerpo, agradece una serie de cuidados habituales durante todo el año y otros que podemos realizar en épocas determinadas. En el invierno es más importante que nunca una hidratación que combata la sequedad provocada por el frío, y en primavera, es recomendable comenzar a usar cremas solares.

Además de los cuidados habituales diarios imprescindibles: limpieza, hidratación, revitalización y fotoprotección, existen épocas del año en las que sería aconsejable preparar la piel más a fondo. En invierno hay que protegerse del frío y de la sequedad que éste causa, por lo que algunos dermatólogos consideran importante hidratar profundamente la piel de la cara, cuello y escote por la mañana y por la noche, utilizando cremas de consistencia mayor que en el resto del año. Asimismo, aquellas personas que tengan la piel muy sensible a los cambios de temperatura del frío al calor y viceversa, que se manifiestan por el contacto de la piel con ambientes de calefacciones potentes, pueden usar cremas específicas para pieles sensibles.

En primavera, durante los primeros meses templados, es aconsejable el uso de fotoprotectores, aunque no se vaya a la playa, y preparar al máximo la piel para contrarrestar los efectos negativos de los rayos ultravioletas del sol.

En verano la fotoprotección debe ser de la máxima potencia que exista en el mercado, teniendo en cuenta que aún no se ha conseguido el filtro total, sino de alta protección, con lo que al exponerse al sol a pesar de llevar puesto un protector, siempre habrá bronceado de la piel aunque sea un poco, y consecuentemente llegará el fotoenvejecimiento a corto o a medio y a largo plazo.

El otoño es el momento de intentar contrarrestar los efectos nocivos de las radiaciones solares del verano, como son la aparición de arrugas prematuras y alteraciones de la pigmentación que se manifiestan como manchas de diversos tamaños y localización (cara, escote, manos, etc.). Tanto en otoño como en invierno es conveniente hacer una puesta a punto general de cuidados intensivos: nutrición, contrarrestar la oxidación con Vitamina C, etc.

Evidentemente todo esto va a depender mucho del estado previo de la piel, de la edad o del fotoenvejecimiento previo.

Comentarios