El jabalí con triquinosis fue cazado en la zona de Aniés

Aniés

El jabalí contaminado con triquinosis (y que provocaba la muerte de un vecino de Huesca, de 57 años de edad) era cazado en la zona de Aniés, en el municipio de La Sotonera (a pie de sierra). La jornada de caza tuvo lugar a mediados de enero.

El animal se lo dieron a un vecino del municipio de Loarre, el cual llamó a un hermano (que regenta un bar en Huesca capital) para ofrecérselo.

Éste, a su vez, llamó al matrimonio rumano y al tractorista (vinculados con la explotación agraria del municipio de Lupiñén-Ortilla). El matrimonio habita en esta finca y el tractorista es trabajador de la misma (es el que ha fallecido).

En todo este proceso se producía el malentendido sobre si el jabalí había sido analizado o no, generándose una equivocada confianza (con desenlace fatal).

Tras probar la carne del jabalí comenzaron a sentirse mal (ha llegado a haber seis afectados), siendo atendidos por personal sanitario de un centro de salud de la ciudad de Huesca y también del Hospital San Jorge. Se les puso un tratamiento.

Los síntomas no remitieron. Se agravaron durante la semana pasada, con lo que fueron ingresados en el Hospital San Jorge. El tractorista de la explotación agraria fallecía este martes, y su hermano está grave en la Unidad de Cuidados Intensivos. Otros tres permanecían estables en planta y la única mujer afectada era dada de alta

(era la que menos chorizo de jabalí había probado).

OTRAS COMPLICACIONES

El servicio Aragonés de Salud continúa con el protocolo para investigar las causas del fallecimiento de una persona que había ingerido embutido de jabalí afectado con triquina. Está demostrado que la carne de ese jabalí estaba contaminada con triquina, pero tras la autopsia del fallecido concluirán si la muerte se produjo por complicaciones derivadas del estado de salud del paciente.

Los expertos aseguran que es poco frecuente la muerte de una persona por el parásito de la triquina, por ello estudian si el fallecido pudiese haber presentado algunas complicaciones relacionadas con su estado de salud previo. La autopsia debe concluir esto, de todas formas, el chorizo consumido presentaba un alto grado de infección por triquina.

TODO ES REVISABLE

La consejera de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón, Luisa María Noeno, confía en que los cuatro afectados por triquinosis, que se encuentran hospitalizados en el hospital San Jorge de Huesca, uno de ellos en la Unidad de Cuidados Intensivos, evolucionen favorablemente. Así mismo, ha señalado que lo ocurrido “no es un accidente” y, partiendo de esa base, “todo es revisable”.

Comentarios