El abogado de la diócesis de Lérida denuncia supuestas injerencias del obispado de Barbastro-Monzón

Javier Gonzalo, abogado de la diócesis de Lérida, ha denunciado que el obispo Joan Piris está recibiendo cartas del obispado de Barbastro-Monzón con indicaciones sobre cómo tiene que actuar el letrado en relación con el litigio sobre el arte sacro.

Gonzalo considera una intromisión en su trabajo la actitud de la diócesis aragonesa, por lo que se está planteando presentar una querella contra el obispado de Barbastro-Monzón “por injerencias en el legítimo derecho de defensa” que él ejerce.

El letrado ha señalado que “hasta ahora no he denunciado estas injerencias porque Piris me ha pedido que no les dé importancia” y ha manifestado que “esta intromisión de Aragón ha provocado en las últimas semanas un malentendido entre Lérida y el Vaticano”.

Según Gonzalo, “la Audiencia Provincial requirió recientemente a Piris para que se personase en el proceso de apelación abierto por la asociación “Amigos del Museo” de Lérida por la propiedad de las 112 obras de arte sacro. Piris, que ya había presentado anteriormente un escrito ante el juez anunciando que se retiraba del proceso judicial debido a que así se lo había ordenado el Vaticano, presentó un escrito ratificándose en lo señalado en primera instancia”.

El abogado de la diócesis de Lérida ha declarado que “esa ratificación hacía referencia a su renuncia a seguir formando parte del proceso, pero el obispado de Barbastro-Monzón lo interpretó como si Piris se ratificase en su postura durante el juicio, en el que defendió que las obras pertenecían legítimamente a Lérida, y así lo comunicó al Vaticano. Este malentendido provocó que el Secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, ordenara a Piris, a través del Nuncio, que se retirara totalmente del proceso”.

Gonzalo ha manifestado que “sólo mentes maquiavélicas podían haber pensado que Piris se ratificaba en lo dicho en el juicio. No entiendo este estado ofensivo de la jerarquía eclesiástica contra Piris. Estoy cansado de medir mis palabras para que no se malinterpreten de forma maquiavélica”. El letrado ha concluido señalando que “si esto sigue así pediré auxilio a la Audiencia Provincial y al Colegio de Abogados”.

Ahora el juez deberá decidir sobre el recurso de apelación sin que el demandado, el obispado de Lérida, haya presentado alegaciones al mismo.

Comentarios