El Obispo electo, Julián Ruiz, revivirá la tradición de entrar a Huesca desde la ermita de Salas

Romeria Ermita de Salas

En la víspera de su ordenación episcopal, el Obispo electo, Julián Ruiz, vivirá este viernes una antigua tradición, por la que todos los obispos que llegaban a la ciudad lo hacían en mula desde la ermita de Salas. A las 5 y media de la tarde, se llevará a cabo una pequeña ceremonia religiosa, en la que el futuro obispo pedirá a la Virgen su ayuda y protección.

En Salas le esperará el párroco responsable de esta ermita, Rafael Samper, de la parroquia de San Francisco de Asís. Junto a él estará una representación de esta comunidad parroquial, el prior y varios cofrades de la Cofradía de Nuestra Señora de Salas y de la Huerta, representantes del Obispado y el alcalde de Huesca, que también lo recibirá en la ciudad, entregándole como obsequio un libro con la historia de Huesca.

Tras una pequeña oración, en el interior de la ermita, se procederá a la lectura de un texto bíblico. Seguidamente, Julián Ruiz dirigirá unas palabras a todos los presentes. Después se rezará el Ángelus y se finalizará con el canto de la Salve Regina.

Era una tradición que los obispos entrasen por la ruta que llega a Huesca pasando por la ermita de Salas, y acudir a este santuario mariano para ponerse bajo el amparo de la Virgen, en este caso bajo la advocación de Nuestra Señora de Salas, para que les bendijera, ayudara y protegiera.

Julián Ruiz se dirigirá posteriormente a Huesca, ya en coche y no en mula como se hacía hace muchos siglos, y participará en el ensayo general de la Ordenación, que tendrá lugar en la Catedral a las 7 y media de la tarde.

Comentarios