El Museo de Dibujo sigue trabajando con sus "humedades"

Juan Manuel Fonseca

Nombrar Sabiñánigo, es para muchos, de dentro y de fuera, el asociarlo a sus museos. En este caso nos centramos en el de Dibujo "Julio Gavín-Castillo de Larrés", que ha sido elegido en el mes de febrero, "Museo Novedad", dentro del proyecto DOMUS, que es un sistema integrado de documentación y gestión museográfica desarrollado por el Ministerio de Cultura por medio de Internet. A esto se une, su participación en la actividad "Museos en femenino" del citado ministerio, con siete obras, que en Aragón de los seleccionados, es la mayor aportación.

La agenda sigue, fuera del trabajo cotidiano, con ofrecer obras de sus fondos en exposiciones itinerantes y realizando trabajos de mejora en ese castillo, edificio histórico que tiene una parte del siglo XI y otras de principios del XVI. Ese mantenimiento es en aplicación del convenio trianual que se tiene con Patrimonio del Gobierno de Aragón, y en esta ocasión para eliminar la humedad, tan peligrosa para el papel, de las salas 3,4,5, como ya se hizo en su día en las 1, 2 y 6.

Pero el Museo de Dibujo cuenta con otra humedad, silenciosa y oculta, de la que depende su futuro. Por sus características, por su labor, por ser un museo dinámico, requiere de su propio Patronato.Con esta figura se le asegura una financiación, se despeja la incertidumbre de las subvenciones o colaboraciones, que llegan de la sensibilidad del político o responsable institucional de turno.

Por lo tanto, aunque los tiempos son complejos, debe dar ese paso y capitanear el futuro del Museo de Dibujo, la DGA, el Ayuntamiento, DPH, obras sociales de entidades de ahorro, fundaciones de empresa y por su puesto quien siempre ha estado trabajando y ha protegido ese patrimonio de humedades y abandono, Amigos de Serrablo.

Comentarios