La ofrenda de humo blanco da la bienvenida al año 2138 en el templo de Panillo

Kalu Rinpoche

El templo budista Dag Shang Kangyu de Panillo recibía el año nuevo budista, este sábado, en una ceremonia en la que se han ido sucediendo las diferentes ofrendas, bien de humo blanco como las que se ofrecen a Guru Rimpoche o Miralepa. Numeroso público, tanto seguidores de esta religión como curiosos que querían presenciar la ceremonia, se acercaban hasta el templo para así conocer también a Kalu Rinpoche, máximo responsable del linaje Shangpa al que se adscribe el templo de Panillo.

Kalu Rinpoche, líder espiritual de esta corriente, felicitaba a todos los asistentes la entrada al año 2138 o año de la Liebre de Metal y explicaba que, como practicante del budismo, la llegada del año nuevo es especial aunque, cada momento de nuestra vida lo tiene ser. Afirmaba también que nuestro futuro depende de nuestras acciones, de nuestro karma. Argumentaba, además, que para ello no hace falta ser budista, tan sólo buena persona.

Durante los próximos dos años, Dag Shang Kangyu es la sede europea de la corriente Shangpa del budismo. Kalu Rinpoche, reencarnación de quien fundase el centro hace veinte años, comentaba que Panillo fue elegido como lugar clave de conexión entre los diferentes centros, un lugar donde poder practicar el budismo y recibir las enseñanzas.

Asistía a la ceremonia el Director General de Cultura del GA, Ramón Miranda, quien destacaba la importancia de este centro y resaltaba la apertura de mente de los aragoneses. También hacía referencia al momento en el que se abrió el templo, cuando él era alcalde de Graus, término municipal al que pertenece, y explicaba que, aunque al principio se acogió con cautela, pronto se vio lo enriquecedor que era para la zona y se descubrió que la convivencia entre las diferentes tradiciones no traía consigo ningún problema ya que se fundamentaba en el respeto.

Florencio Serrano, presidente del monasterio de Panillo destacaba el gran número de asistentes y la alegría que había en el ambiente en la bienvenida al año nuevo tibetano. Reiteraba, una vez más, que si algo caracteriza a esta rama del budismo, es cómo acoge a todas aquellas personas que quieren adentrarse en esta cultura, sean o no religiosos.

El templo Dag Shang Kangyü está vinculado a los linajes Dagpo y Shangpa Kagyu y pertenece al Budismo Vajrayana, más conocido como el budismo tibetano, uno de los más extendidos y es que existen otras corrientes como el Budismo Zen, originario de Japón o el Budismo Chan, nacido en China. En este caso, el que se practica en Panillo es uno de los más seguidos ya que, tras la invasión china a El Tíbet, fueron muchos los maestros que salieron del país y recorrieron gran parte del mundo explicando esta filosofía de vida.

Comentarios