Julián Ruiz ya es Obispo de Huesca

Emocionado, pero tranquilo, Julián Ruiz Martorell era ordenado, este sábado, nuevo Obispo de la Diócesis oscense. En la ceremonia, que llenaba la Catedral de Huesca, se cumplían todos los ritos antiquísimos de esta celebración. En sus primeras palabras como pastor de la Iglesia en Huesca, agradecía el recibimiento del pueblo oscense y se comprometía a seguir trabajando por sus hermanos. Para realizar su trabajo, solicitaba la colaboración de todos los fieles de la iglesia y pedía la intercesión de San Lorenzo y Santa Orosia. Para finalizar la celebración, ofrecida en directo por las cámaras de Huesca Televisión, se cantaba el Himno a la Virgen del Pilar por deseo del Obispo y el Himno al Santo Cristo. Este domingo se celebrará la toma de posesión en la catedral de Jaca.

Un ritual especialmente vistoso que no se celebraba en la capital oscense desde el año 2003, cuando Jesús Sanz tomó posesión de su cargo como Obispo de Huesca. Uno de los momentos más emocionantes llegaba con la promesa del Elegido que respondía a las preguntas formuladas por Manuel Ureña, Arzobispo Metropolitano de Zaragoza, que era el encargado de presidir la ceremonia.

Tras la unción con el Santo Crisma, Julián Ruiz recibía las insignias propias de un obispo: el Libro de los Evangelios, el báculo, el anillo y la mitra, momento en el que era entronizado en la cátedra como nuevo Obispo de Huesca, y los asistentes al acto rompían en aplausos. Al final de la ceremonia Julián Ruiz dirigía unas palabras a todos los fieles allí congregados.

Un día especial en el que Jesús Sanz, hasta ahora Administrador Apostólico, se dirigía a su sucesor con palabras de afecto, recordándole la “fórmula compleja” que supone compaginar las Diócesis de Huesca y Jaca. Así mismo, alababa la calidad de las personas que conforman la diócesis oscense y aseguraba a Julián Ruiz que, en este territorio, siempre encontrará el apoyo y ayuda que necesite.

La ceremonia, que duraba más de tres horas y media, contaba con la presencia de un total de 26 obispos, 2 abades, y más de 200 sacerdotes provinientes de las Diócesis de Huesca, Jaca y Zaragoza. Entre las principales autoridades eclesiásticas se encontraban el Arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña; y los ordenantes secundarios: el arzobispo emérito de Valencia, Cardenal García-Gasco y el Nuncio de su Santidad en España, Renzo Fratini.

Entre las autoridades civiles se encontraban representantes políticos del Gobierno de Aragón; los alcaldes de Huesca y Jaca; autoridades académicas, además de autoridades judiciales y de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

VISITA A LA ERMITA DE SALAS

En la víspera de su ordenación episcopal, visitaba este viernes la ermita de la Virgen de Salas, cumpliendo una tradición por la que, todos los obispos que llegaban a la ciudad, visitaban este santuario.

El obispo electo también hablaba brevemente, destacando su presencia en Huesca como la de un hermano y servidor. Aseguraba que viene con deseo de servir, y recordaba su lema episcopal, "Para que tengan vida". Mostraba también su satisfacción por acercarse a la diócesis, poniéndose a los pies de la Virgen.

EL DOMINGO EN JACA

Este domingo en un acto que se realizará en la Catedral de Jaca, Julián Ruiz Martorell, tomará posesión de la Diócesis de Jaca. El acto estará presidido por el Nuncio de su Santidad en España, y está previsto que asista una amplia representación de las instituciones aragonesas.

A las cuatro y media de la tarde del domingo será presentado en el atrio de la Catedral, los miembros del Cabildo y sacerdotes de la Diócesis. En esta recepción estarán los Arzobispos de Pamplona y Zaragoza, junto con el Nuncio. A las cinco de la tarde comenzará ceremonia de toma de posesión. El Dean de la Catedral leerá las Letras Apostólicas, en las que el Papa Benedicto XVI lo nombra Obispo de la Diócesis de Jaca.

Comentarios