La Catedral de Huesca restaurará sus campanas

campanario Huesca campanas

Tras muchos años sin haber sido tratadas, el Cabildo Catedral ha decidido proceder a la restauración de sus seis campanas y un cimbalico, que se encuentran dispuestas en la sala de campanas de la torre de la seo oscense. El estado de conservación del bronce con el que fueron fundidas es bueno, pero es necesaria una limpieza en profundidad del metal, restauración del yugo de madera y de los apoyos, así como de los herrajes de algunas de ellas, también se actuará en los badajos y se procederá a una electrificación en condiciones. En muchos casos, la instalación fue sustituida en su día y debe ser reconstruida para restaurar los valores sonoros y culturales del instrumento, así como los toques tradicionales. En otros, la instalación es todavía la original, pero se hace necesario que sea conservada.

El próximo miércoles, a partir de las 9 de la mañana, y ayudados por una gran grúa, se procederá a descender todas las campanas, para trasladarlas a una empresa valenciana ubicada en Massanassa, donde se procederá a realizar todo el trabajo de restauración. El presupuesto de esta actuación asciende a 82.777 euros.

El antropólogo Francesc Llop, experto en analizar las campanas de las distintas catedrales españolas, ha elaborado un exhaustivo estudio de las siete campanas, su estado de conservación y las posibilidades de restauración.

La campana más pequeña, denominada "Cimbalico Te deum", pesa tan sólo 19 kilos y fue fundida en 1915. Solía tocarse para avisar a los canónigos para asistir al coro. La campana "La Lucía" pesa 182 kilos y fue fundida en 1896. La tercera campana se denomina "La de oraciones o La Paciencia". Ésta pesa 244 kilos y fue fundida en 1818. La más antigua es la conocida como "La del Corpus o La de Prima". Data del año 1450 y pesa 356 kilos.

La más joven es "La Lorenza, La del Fosal o La de los Perdidos". Se la conoce por esas tres denominaciones, pesa 614 kilos y sustituyó a una campana anterior denominada "De los Perdidos". La quinta campana es "El Santo Cristo o La Mediana", que pesa 1.001 kilos y fue realizada en 1829. Finalmente, la más voluminosa es la conocida como "La María o La Mayor" que data de 1850 y pesa 1.158 kilos.

Comentarios